Mundo |

Monsanto deberá pagar más de US$2.000 millones por su herbicida con glifosato

Un tribunal de San Francisco responsabilizó a la agroquímica en una causa iniciada por una pareja que contrajo un linfoma no Hodgkin Un jurado de California otorgó el lunes más de 2 mil millones de dólares a una pareja que demandó a Monsanto (propiedad de la alemana Bayer) porque el herbicida Roundup con base de glifosato les causó el cáncer que padecen. Este es el tercer fallo consecutivo de un jurado estadounidense contra la compañía. El jurado del tribunal superior de San Francisco en Oakland dijo que la compañía era responsable de que los demandantes Alva y Alberta Pilliod contrajeran un linfoma no Hodgkin, dijo una portavoz de la pareja. El fallo le otorgó USD 18 millones en daños compensatorios y mil millones de dólares en daños punitivos a Alva Pilliod y USD 37 millones en daños compensatorios y mil millones en daños punitivos a su esposa, Alberta Pilliod. El jurado sostuvo que Roundup había sido diseñado de manera defectuosa, que Monsanto no advirtió sobre el riesgo de cáncer del herbicida y que la compañía actuó de manera negligente. En marzo pasado, el grupo Monsanto fue declarado culpable de negligencia por un jurado de California y condenado a pagar cerca de 81 millones de dólares a un jubilado estadounidense que sufre de un cáncer que él atribuye al Roundup, el polémico herbicida a base de glifosato. El dictamen representó un grave revés para el gigante alemán Bayer, que el año pasado compró Monsanto por USD 63 mil millones, y que ya fue condenado en un juicio similar celebrado en agosto en Estados Unidos. Sin embargo, la condena de ayer sobre pasa por varios miles de millones de dólares a los fallos de marzo pasado y agosto 2018, conformando así la indemnización más grande dictaminada por un tribunal que encuentra al glifosato como responsable de la proliferación del cáncer. Bayer dijo que está "decepcionado" con la decisión y que apelará el fallo. La compañía citó la continua aprobación del glifosato por parte de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) y "el consenso entre los principales reguladores de salud a nivel mundial de que los productos se pueden usar de manera segura y que no son carcinógenos”.

Dejá tu comentario