Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Covid-19

Montó un merendero en su propia casa para los chicos del barrio y ahora lanzó una campaña para el día del niño

Rosalía Giménez vive a pocos pasos del Boulevard de León. Entrega los módulos que llegan desde el Municipio y contó que están en plena campaña para juntar frazadas y entregárselas a las familias más carenciadas. También están abocados a juntar golosinas para entregárselos a los gurises del barrio en el día del Niño.

En Clavarino 75 se encuentra el merendero "Espacio de Apoyo a la Esperanza"; aunque el mismo desde el 20 de marzo del 2020 no funciona con la entrega de comidas y viandas como lo hacía antes del Covid-19. Ahora entrega los módulos que llegan desde la municipalidad.

En estos días, inició una campaña de frazadas para gente que las necesita y de golosinas para el Día del Niño.

Rosalía, la dueña de la casa donde funciona el merendero, señaló a ElDía que “nuestro deseo es el de volver a cocinar, adecuamos y mejoramos parte de nuestra casa para que los chicos y las familias tengan su plato de comida, pero hoy nos resulta imposible continuar con la tarea que desarrollamos por espacio de cuatro años con tanto cariño y amor".

"Sólo entregamos los módulos de comida, pero si quisiéramos cocinar con esta mercadería no podríamos hacerlo. Es así que con mucho dolor nos transformamos en un centro de distribución, aunque si contáramos con carne de cualquier tipo y verduras podríamos ofrecer algunas comidas a la semana, además de que nos ayuden con el tubo de gas que tiene un costo elevado", describió.

Los módulos se dividen en dos. Uno para familias hasta 2 personas que reciben el módulo todos los martes; mientras que un segundo, más reforzado, para familias de 4 integrantes para arriba.

Sobre los módulos, indicó que “cada vez contienen menos mercadería y la gente pide soluciones, un plato de comida que hoy no estamos en condiciones de dar. Con las pocas donaciones que recibimos les ponemos algo más en esa bolsa del módulo a los fines de ayudar, pero se han sumado más familias, inclusive gente que no tengo anotada y a las que se les da algo de lo poco que tenemos”.

La mujer lamentó que los alimentos esenciales, desde hace unos dos meses, no están viniendo. "La situación es muy difícil y cada día que pasa se profundiza más”, opinó, y agregó que "a la gente que tiene sus carencias y que venía habitualmente a comer en el merendero se les ha sumado que perdieron su fuente de trabajo, quedándose sin ingresos para comprar lo básico”.

"Por otra parte -continuó- la gente que donaba alimentos no está en condiciones de hacerlo en la proporción que lo hacía o directamente ya no puede”.

Antes de la pandemia, desde hace 4 años 167 chicos recibían una cena los miércoles a la noche; mientras que sábado y domingo almorzaban en el merendero. "Comenzamos con un espacio techado al cual luego cerramos, además de construir tres baños”, comentó Rosalía acerca de sus comienzos.

Campaña de frazadas

En estos días de temperatura gélida, “la gente se acerca y nos pide mantas, frazadas para combatir el frío, razón por la que iniciamos una campaña de juntar frazadas y entregárselas a la gente, como así también golosinas y juguetes para el Día del Niño, que serán entregados a los pequeños del barrio cumpliendo con los protocolos necesarios", expresó Rosalía.

Volviendo a las mantas, resaltó que “la mayoría de los que solicitan abrigo son integrantes de familias numerosas. Muchos chicos que demandan abrigo y una mayor cantidad de mantas”, y aclaró para quienes quieran donar que “no importa que sean usadas, basta con que estén en condiciones de ser utilizadas”.

Dejá tu comentario