Deportes |

Nadal le ganó una gran batalla a Medvedev y festejó en el US Open

El español derrotó con mucho sufrimiento a Daniil Medvedev por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4, en 4 horas y 49 minutos para sumar su cuarto US Open y quedar a solo un título de GRans Slam de Roger Federer.

Rafael Nadal ya saboreaba su 19° título de Grand Slam. El español se había llevados los primeros dos sets de la final del Abierto de Estados Unidos ante Daniil Medvedev. Pero el ruso, con Emanuel Ginóbili en la tribuna, sacó fuerzas de donde no tenía y estiró el suspenso tras obtener el tercer y el cuarto parcial con sendos 6-4.

Sin embargo, el español mostró su corazón de campeón y se quedó con una final electrizante. Fue 7-5, 6-3, 4-6, 4-6 y 6-4 para el enorme Rafa, que sumó su cuarto título en Nueva York y acecha de cerca a Roger Federer en la carrera por ser el mejor de la historia.

A puro ritmo arrancó el partido, con Medvedev, quinto preclasificado, parado bien firme. Desde el primer game quedó claro que no iba a doblegarse fácil ante la figura del ex número uno del mundo. En el tercer game, el ruso concretó un quiebre y se adelantó 2-0. Muy rápido se recuperó Nadal, que empezó a jugar más alto con pelotas muy pesadas y así logró incomodar a su rival. En el cuarto game recuperó el saque y luego igualó el marcador 3-3.

Con el juego muy parejo, de a poco el español comenzó a marcar diferencias, aguantó los ataques de Medvedev y estuvo cerca de quebrar en el noveno game. Sin embargo, el ruso aguantó como pudo y recién sucumbió en tie break

El ruso no perdió la concentración y siguió muy firme en el arranque del segundo capítulo. Tuvo la chance de adelantarse en el game inicial, pero no pudo aprovechar el break point que le cedió el español, el único que tuvo en ese parcial.

Nadal, en tanto, se tomó un par de juego para volver a acomodarse en la cancha y empezó a lastimar. El mallorquín, sin dominar como de costumbre, alternó pelotas rápidas con efecto y tiros lentos con mucho slice y de a poco fue quebrando la resistencia de su rival.

Un quiebre en el sexto game le permitió adelantarse 4-2. Y a partir del break, jugó mucho más suelto y más cómodo, estuvo muy rápido de piernas y muy seguro con su tenis. Así, Medvedev no encontró la forma de nivelar el resultado y terminó cediendo también el segundo set.

En el tercer set, más allá de que el ruso intentó forzar la máquina, Nadal siguió manejando los tiempos. Tuvo la chance de quebrar en el noveno game, pero Medvedev soportó los embates y tuvo su premio. En el décimo juego, cuando Nadal sacaba para ir al tie break, no le tembló el pulso, firmó un soberbio 6-4 y llevó el partido al cuarto capítulo.

El ruso, lejos de cansarse, sacó confianza y salió con todo en el cuarto set. Tuvo chances de quiebre en el segundo game, pero Nadal sobrevivió. No pudo hacerlo en el décimo game, en el que Medvedev sacó dos passing shots de la galera para estirar el suspenso hasta el parcial definitivo.

El último capítulo fue el revivir de Nadal. Quebró en el segundo y en el sexto game la resistencia de un Medvedev que parecía desarmarse luego de más de cuatro horas y media de acción.

Parecía historia sentenciada. Pero el ruso, también un guerrero, recuperó un break cuando lucía desahuciado. Acto seguido, con una entereza descomunal, levantó dos match points para obligar al español a sacar para intentar cerrar la historia.

Sin embargo, con algunas dudas, el español supo salir a tiempo del laberinto. Con su servicio y con pelotas nuevas, el de Manacor pudo domar al incansable ruso luego de levantar un break point que habría emparejado la historia. El tercer match point trajo el triunfo tras casi cinco horas de acción. Fue, al final, un apretado 6-4 en el quinto set para el mallorquín que a los 33 años hace historia al andar.

Dejá tu comentario