Información General |

¿Nahir al cine? Una película contaría la vida de la joven que asesinó a su novio

"De Calamaro posible guionista a la “revancha” de Robledo Puch en hacer una película inspirada en su raid criminal, de los robos de la superbanda a Nahir Galarza como figura central de un film. Ladrones y asesinos sueñan con llevar sus oscuras historias a la pantalla grande", escribió el periodista Rodolfo Palacios para Infobae.
Cuando se vieron por primera vez, se dieron un abrazo como si se conocieran desde siempre. Luego, El Gordo Valor le dijo: - Quiero que escribas mi película. Y le hagas la música. - La mano que pueda darte, encantado -le respondió Andrés Calamaro. No se encontraron en la calle ni en una casa. El cruce se dio en un rodaje al que los dos fueron invitados. No se sabe si el ex líder de Los Rodríguez y mítico Abuelo de la Nada aceptará el desafío, pero durante media hora hablaron de cine. El ex jefe de la superbanda que robaba bancos y blindados, que recuperó la libertad hace siete meses, le contó que era fanático de Al Pacino y de Robert de Niro, y que había visto diez veces Scarface y otras tantas la saga de El Padrino. Calamaro le habló de Perros de la Calle, de Tarantino, y de Buenos Muchachos, de Scorsese. Conversaron como dos cinéfilos, no como un artista consagrado y un ladrón de blindados. El maridaje no parece extraño. Todo lo contrario. El músico y poeta, que pasa la mitad del año en Madrid, ha escrito y cantado sobre leyendas delincuenciales. Y hasta le obsequió un posible nombre a la película de Valor: Bandido. Además prologó el libro del famoso pistolero que cometió más de 50 robos. "Tengo mucho respeto por los bandidos. Tenaces, atrevidos, arriesgados, valientes aun amigos de lo ajeno. Nadie puede decir que esté libre de estas tentaciones, pero pocos pueden jactarse de estas virtudes. Valor es nuestro bandido mediático. A principios de siglo solo se hablaba de una banda, además de las bandas de rock; era aquella liderada por Valor, La Superbanda", escribe el autor de Honestidad Brutal en el libro de Luis Valor.
La moda de los ladrones y asesinos que buscan llevar su historia al cine no es nueva. Alfredo Alcón interpretó al legendario hampón El Pibe Cabeza, Arturo Bonín a Juan Bairoletto y Víctor Laplace a Mate Cocido. Pero a partir de las adaptaciones audiovisuales de las historias del siniestro secuestrador Arquímedes Puccio y del asesino múltiple Carlos Eduardo Robledo Puch, no son pocos los delincuentes que sueñan con eternizar sus vidas en una película, en una serie o en un documental. Hasta Robledo Puch, molesto por la película El Ángel, inspirada muy libremente en su raid criminal, planea contar su verdad en un documental. Para eso se puso en contacto con el cineasta, actor y productor Enrique Piñeyro. "Quiero contar la realidad de mi caso, la injusticia que padecí a lo largo de 46 años en un complot gigantesco armado en mi contra", dice el hombre que a los 19 años -en 1972- mató a 11 personas por la espalda o mientras dormían. Los ladrones de la banda que el 13 de enero de 2006 robó 15 millones de dólares del banco Río de Acassuso, y huyeron en dos gomones tras burlar a 300 policías y dejar una nota ("En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es sólo plata y no amores"), también sueñan con su propia película. El líder del gran golpe, Fernando Araujo, forma parte del equipo de producción. Se habla de Guillermo Francella -que en cine encarnó a Puccio- en el papel de Luis Mario Vitette Sellanes, el uruguayo "hombre del traje gris" que negoció con la Policía durante el famoso asalto. El ex boquetero y "hombre araña" que dice haberle robado joyas a Mirtha Legrand, escribe en Uruguay una historia que se le cruzó en la cabeza mientras cavaba el túnel para robar el banco Río. Vitette no se propone escribir ese asalto. Planea una serie de relatos delincuenciales que mezclan audacia y una historia de amor atravesada por la tragedia.
"No puedo anticipar más, aunque la historia ya fue registrada y hay productores interesados, verán a un Vitette distinto al que aparece en los medios", avisa. Los libros escritos por delincuentes pasan por varios filtros: un periodista o escritor los edita y un abogado mira con lupa para que el material no incurra en apología del delito o sea un daño moral para las víctimas de los robos. Otro de los ladrones del siglo, Rubén Alberto de la Torre, llegó a impulsar su propio proyecto, ajeno al resto de la banda. Y actuó en dos capítulos de un Gallo para Esculapio, la premiada y exitosa serie dirigida por Bruno Stagnaro y producida por Sebastián Ortega. Es más, De la Torre -el primero que entró en el banco, disfrazado de médico- filmó una escena con Julieta Ortega.
Hasta Nahir Galarza, condenada a perpetua por matar de dos balazos a Fernando Pastorizzo (el 29 de diciembre de 2017 en Gualeguaychú), recibió propuestas. Se habla de la posibilidad de protagonizar un documental o de una película.
"Tengo varios proyectos audiovisuales. Realmente no vi todo lo que se hizo sobre mi padre, con mucha falsedad. Con mi madre escribimos nuestra versión de la historia. Mi idea es también incursionar en la ficción", dice a Infobae Sebastián Marroquín, el hijo de Pablo Escobar Gaviria, el llamado Patrón del Mal. Marroquín (cambió su identidad cuando se exilió junto a su madre y su hermana en la Argentina), es autor de dos documentales. Uno de ellos, Pecados de mi padre, recibió varias distinciones. ¿Cuánto ganan los ladrones o asesinos por involucrarse en un proyecto de este tipo? Depende el caso y el tenor de la productora que compre los derechos del libro (de haber un libro) o le ofrezca un porcentaje de la recaudación de la película o pague un adelanto al protagonista.
"Está claro que voy a ganar menos plata en el cine y los libros que robando, pero no vuelvo a chorear más. Estoy viejo y mi esposa me mata", dice Valor. Haber sido invitado a la avant premier de El Ángel, película vista por más de 1.300.000 espectadores, lo motivó a escribir su historia. Quería que Luis Ortega la dirigiera, pero no podrá ser. "Todos quieren ser dirigidos por él, pero está con muchos compromisos, ojalá pueda contar con Calamaro", dice Valor, que pasa sus días recluido en su casa del partido de Pilar. Allí, junto a su mujer Nancy y sus dos perros, se ilusiona con que su historia llegue al cine.
Fuente: Infobae 

Dejá tu comentario