Policiales |

"Necesito ayuda, estoy encerrada", el pedido de una víctima de violencia

La mujer ha sufrido el hostigamiento de su ex pareja durante años, incluso se logró que fuera condenado, pero el hombre volvió por más. La mantuvo encerrada junto a sus tres hijos y la víctima logró pedir auxilio. Tras la detención se requirió la prisión preventiva, pero el Juez lo dejó libre.

El detenido es un hombre de 39 años que en la madrugada del martes fue aprehendido en un domicilio de calle Urquiza al oeste, a la altura de la parada 14. Este sujeto había sido condenado en febrero de 2018 a una pena de 1 año de prisión efectiva porque el Juez de Garantías en esa época, Mario Figueroa, lo encontró responsable del delito de “violación de domicilio y lesiones leves doblemente agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género, en concurso real entre sí, concursando ambos delitos de manera ideal con el delito de desobediencia judicial”.

Tras este combo de delitos que lo llevaron a pasar un año en la cárcel, el condenado no debía volver a acercarse a la víctima, pero en la madrugada del 13 de agosto pasado regresó a la vivienda para amenazar a su ex pareja y desobedecer la orden del Juez de Familia, que le impedía acercarse al domicilio.

La mujer se encerró en uno de los dormitorios junto a sus tres hijos menores y desde allí le envió un mensaje de texto a su madre diciéndole: “necesito ayuda, estoy encerrada". La madre se comunicó con la Policía y los funcionarios de la Comisaria Sexta acudieron inmediatamente al lugar y lo detuvieron.

Lo extraño vino después. A pesar que este hombre ya tenía una condena en su haber e incluso reincidió violando una disposición judicial, cuando la fiscal Carolina Costa requirió la prisión preventiva del acusado, el juez de Garantías Tobías Podestá concedió la libertad del acusado. El magistrado entendió que su excarcelación no perjudicaba el avance de la causa y como medida para neutralizar el riesgo procesal, le ordenó al imputado no volver a acercarse a la víctima y que no tenga contacto con ella.

El haber cumplido condena por violencia de género en perjuicio de la misma víctima, además del miedo que infiere este hombre en la mujer y en los testigos, que no son otros que sus propios hijos, para el Juez no es argumento suficiente para pedir la prisión preventiva.

Dejá tu comentario