Política |

Nuevo Espacio invitó a Piaggio y a su Gabinete a reducir "solidariamente" sus sueldos como en 2001

Bajo un documento titulado "la sociedad reclama madurez, no discursos incendiarios", firmado por el presidente del partido Francisco Álvarez, Nuevo Espacio criticó al piaggismo por engrosar la planta de empleados y por la demagogia en la supuesta obra pública que se deberá paralizar.

El documento completo:

LA SOCIEDAD RECLAMA MADUREZ, NO DISCURSOS INCENDIARIOS

Tal vez como nunca antes, en estos días hemos observado absortos la verba demagógica de los principales funcionarios municipales tratando de generar caos y temor en la comunidad de Gualeguaychú luego de las elecciones del domingo pasado.

Surfeando en los vaivenes del mercado y aferrado a un discurso desestabilizador, se han sumado a otras voces irresponsables de dirigentes provinciales para predecir un tsunami social.

En ese escenario, el Gobierno Municipal acaba de anunciar la paralización de obras para volcar recursos a la asistencia “de los más necesitados” según propias palabras del secretario de Desarrollo Social y Salud, Roberto Martín Piaggio.

A todas luces se trata del enmascaramiento de un discurso tremendista que intenta llevar zozobra, ya que de ninguna manera la atención de los servicios básicos puede necesitar en esta coyuntura de semejante vuelco de partidas. O lo que tal vez suceda en realidad, es que esta circunstancia venga como un atajo oportuno para salvar algunos desfasajes de una administración que asoma al menos desprolija.

Sumado a ello, digamos que este Gobierno Municipal que se jacta de ir como bomberos tras la urgencia, es el mismo que hace uno días adelantó la gratuidad de los Corsos Populares y de la Fiesta del Pescado y el Vino, pero por ejemplo no ha resuelto el tema del transporte urbano de pasajeros ni tantos otros problemas prioritarios para los vecinos y que hacen a su dignidad como personas.

Es el mismo Gobierno Municipal que sigue incrementando de manera irresponsable la planta de empleados municipales sin más mérito curricular que adherir obsecuentemente al intendente. Hoy la masa de empleados es impropia de un Municipio que quiere ser eficiente.

Esta masa de empleados que no cesa de crecer sólo puede ser sostenida con el aumento desorbitado que año a año se aplica a las Tasas Municipales, utilizando el doble discurso como siempre: la culpa de todo es del Estado Nacional y del enorme peso de los tributos locales y de las deficiencias de los servicios no se habla.

En otro orden, y si en verdad fuera real la crisis que el Municipio enfrenta a la hora de avanzar con sus obras, al menos cabría repensar esa falsa premisa que plantea la presente gestión de que todo se hace con “fondos propios”, tratando de justificar la pésima gestión ante Nación y Provincia. El “aislacionismo” sirve siempre y cuando no apriete el zapato. Si ello ocurre, se acaban los relatos heroicos.

Por otro lado, si la crisis fuera tan profunda y acuciante, invitamos al intendente y su gabinete a reducir sus sueldos en forma solidaria, como lo hiciera por ejemplo la gestión de Emilio Martínez Garbino durante la crisis del 2001.

En realidad molesta que usando como escudo a la gente se pueda intentar confundir tanto. Este mecanismo kirchnerista de desestabilización impulsado por La Cámpora lamentablemente también ha llegado a Gualeguaychú, pero creemos que nuestra ciudad no merece caer bajo el influjo de un discurso que alienta el caos y la desarticulación social.

Gualeguaychú no puede ser el peón de un juego de ajedrez de un grupo de inescrupulosos que juega al incendio desde el Instituto Patria. Nuestra historia, nuestra dirigencia y nuestra comunidad, no debieran permitirlo.

Dejá tu comentario