Ciudad |

Nuevo Puente: ¡Ya se sabe qué unir con qué!

Las recientes publicaciones que rodean las noticias relacionadas al posible "nuevo puente" de la ciudad, incluidas entrevistas en circunstancias oficiales, decidiendo hacerlo en el exacto lugar que, en su oportunidad ya publiqué en éste diario, propuse como tercera alternativa de implantación urbana, me hace sentir nuevamente convocado para dar una válida opinión al respecto; en ésta oportunidad con antecedente de autoría.

Marcelo Gianfelici

Opinión

Hoy entonces ya conocemos el lugar exacto donde se propone ese “unir qué con qué”, de modo que solamente faltaría recorrer el único, inevitable y necesario camino programático, ya normalizado institucionalmente, y que cumple las reglas adecuadas de una “programación planificada” para efectuar luego una tarea realizadora del proyecto y ejecutora de las obras paso a paso y transparentemente; sin sobreprecios encima del presupuesto aprobado y cumpliendo los tiempos acordados contractualmente en llamados públicos licitatorios. Ese es el importante y único aporte que se debe esperar de las instituciones: el control exacto de la realización de lo proyectado y luego plasmado en la obra realizada. Los funcionarios deben guardar que los resultados sean los aprobados en la planificación-programación-licitación. No deben reinterpretar las propuestas bien intencionadas sin riesgo de caer en graves distorsiones del objetivo buscado. La etapa de “proyecto”, adecuadamente concursado, participando profesionales idóneos del diseño, la estética, la simpleza conceptual y constructiva, la armonía coexistente con lo cercano e inmediato que permanecerá continuamente a la vista… no se debe resolver sin consulta, planificación y decisión consensuada. No se debe desconocer que la frontera entre la arquitectura y la medicina es la epidermis humana, cada una de esas disciplinas tiene el deber de aportar la salud a la humanidad, cada uno de su lado de la piel debe planificar todo lo que va a hacer antes de hacerlo. Es de perogrullo, pero el Dr. Cirujano conoce perfectamente a qué me refiero cuando entra al quirófano.

Es una gran oportunidad que perfectamente puede encararse con costos mucho menores que lo que suponemos. El espacio para ambas cabeceras del puente están libres y en perfecta dimensión para favorecer las conexiones adecuadas con las vías de llegada y salida del tránsito desde cualquiera de ellas. Invito al Municipio a que mediante resolución del HCD llame a un Concurso de Proyecto, preparando adecuadamente las bases y la programación deseada estéticamente a lograr. No olvidemos la entusiasta participación de los vecinos cuando se consultó el color preferido para remozar el querido y emblemático Puente Méndez Casariego…. Hoy no puede ponérsele al lado “una plataforma con barandas bajas…”

*Arquitecto; ex alumno Colegio Clavarino; ex vicepresidente CAPER sudeste; ex director de práctica profesional FADU_UBA

Dejá tu comentario