Ciudad | Gualeguaychú | Martín Roberto Piaggio | Piaggio | Vacunación

Opinión: La política como privilegio

Está más que claro que cada dosis es de suma importancia en la prevención y en la lucha contra el Covid. Son innumerables los sectores que debieron seguir trabajando o salir obligadamente a la calle para ganarse unos pesos para poder comer.

Mónica Farabello

Opinión

En primer lugar la Policía; ellos y ellas cumplieron un rol fundamental para hacer cumplir el Decreto de Aislamiento Social y Obligatorio, y hasta oficiaron de organizadores de las filas en cajeros y farmacias.

Los trabajadores de las estaciones de servicio, recolectores de basura, cajeros de supermercado, repositores y gondoleros; empleados de minimercados y almacenes de barrio; todos fueron la primera línea de trabajo en medio de una pandemia que ya se llevó la vida de 136 personas del Departamento Gualeguaychú.

Los trabajadores de prensa también debimos seguir trabajando cada día, sin importar domingos o feriados, por ser nuestro trabajo considerado esencial; también los remiseros, colectiveros; los cientos de comerciantes, gastronómicos y hoteleros que debieron cerrar sus puertas y hoy vuelven a trabajar bajo protocolos estrictos, tratando de salvar algo de lo que quedó. Todos sin vacuna.

Son miles los ancianos que pasaron un año de sus vidas alejados de sus familias y encerrados. Ahora comenzaron a vacunarlos… después de los empleados municipales de 25 y 30 años.

Somos muchos los laburantes que vamos anestesiándonos ante los privilegios de la clase política. Sueldos de 100 mil pesos y mucho más; viáticos para el combustible y sueldo completo asegurado sin asistir a su lugar de trabajo durante meses y meses.

Ahora el privilegio es peor: estamos hablando de una pandemia que azotó al mundo entero; que se llevó miles de vidas y miles de puestos de trabajo. El panorama es aterrador y de pronto: llega la vacuna tan esperada por muchos.

Lamentablemente en Gualeguaychú, como en muchos otros lugares, la distribución es por lo menos polémica… defendida a ultranza por los militantes; atacada por la oposición y mirada desde afuera por los vecinos de a pie, que confían (o no) que en algún momento, también nos va a tocar el turno.

Tampoco es menor el rango de edades de los empleados municipales. Algunos de 25 y hasta 40 años sin ningún tipo de enfermedad preexistente.

Días atrás fue el propio Martín Roberto Piaggio, quien criticó el plan de vacunación de Provincia. Se refirió a "la necesidad de conocer los criterios de vacunación y estrategias”, Dijo que era “necesario conocer los grupos poblacionales y los segmentos desagregados dentro de ellos, a efectos de conocer el orden de prelación con el cual se efectivizará la vacunación".

Asimismo criticó los criterios de distribución de las dosis de la vacuna contra el Covid, señalando que dichos criterios "no han sido explicitados ni cristalizados con la antelación necesaria para poder ser consultados por la población en general, permitiendo evitar la arbitrariedad y la discrecionalidad".

Ahora, la polémica está instalada con más dudas y preguntas, que certezas.

Dejá tu comentario