Mundo |

Otro día de violencia en Caracas y Maduro juró: "jamás me rendiré"

Hubo incidentes durante todo el miércoles, sobre todo en las zonas de La Carlota y Plaza Altamira, donde estaba previsto un acto opositor. "No saben lo que les espera desde mañana", desafió Guaidó. En medio de una nueva jornada de violencia política, militares y manifestantes opositores se enfrentaban este miércoles en el este de Caracas, en el marco de movilizaciones convocadas por el jefe parlamentario Juan Guaidó. El clima de extrema tensión se extendió durante toda la jornada, y al atardecer el presidente Nicolás Maduro encabezó un multitudinario acto chavista, en el que consideró que "toda esta historia que dijeron de que me iba, que los rusos me bajaron de un avión, que iba a abandonar a mi pueblo, fue un engaño al imperio, una farsa... Yo les juro por Chávez, por la Patria, juro ante ustedes que yo, Nicolás Maduro Moros, jamás me rendiré, jamás traicionaré al pueblo de Venezuela", dijo el líder bolivariano. En esa arenga pidió, sin embargo a sus seguidores que, "si un día de estos nos despertáramos con la novedad de que traidores a la patria se han levantado contra la libertad y la democracia, pido a cada milicia, a cada colectivo, a cada voluntario, a las calles, a defender la libertad y a defender todo esto tan lindo que estamos construyendo".
— VTV CANAL 8 (@VTVcanal8) 1 de mayo de 2019 Culpó además al gobierno de Donald Trump de ser "el que maneja todo esto, han llamado a los presidentes de Colombia, de Chile, de Argentina, todo esto se ha orquestado desde la Casa Blanca y lo denuncio", dijo Maduro. En la vereda contraria, en horas del mediodía, Guaidó dijo: "el gobierno de Nicolás Maduro creía que íbamos a desinflarnos, y no sabe la que les espera desde mañana (por hoy)". El operativo represivo del chavismo, cabe destacarlo, fue mucho más duro que el del martes, con fuerte presencia de "colectivos", los grupos paramilitares que responden al chavismo y circulan habitualmente en motocicletas. Los efectivos de la Guardia Nacional arrojaban gases lacrimógenos contra la gente que intentaba bloquear una autopista, en las cercanías a la base aérea "La Carlota", donde el martes un grupo de uniformados se sublevó contra el presidente Nicolás Maduro. Convocados por Guaidó, miles de opositores se concentraban en varias ciudades para exigir la salida del mandatario socialista, respaldado a su vez por una multitud en el centro de Caracas. En la zona de Plaza Altamira también había choques importantes entre manifestantes y grupos de militares, mientras se indicaba que el acto opositor que estaba previsto en ese lugar "estaba suspendido", ya que era peligrosa para Guaidó su presencia en ese lugar. De hecho no se sabía a media tarde el lugar en que se encontraba Guaidó, mientras corría la versión de una "orden de detención" contra el presidente interino. Desde el destacamento, efectivos de la Guardia Nacional lanzaban gases lacrimógenos contra los manifestantes encapuchados, que formaban parte de una marcha de cientos de personas. Además, también impidieron el avance de una pequeña movilización en el sector de El Paraíso, a unos cuatro kilómetros del palacio presidencial de Miraflores, según reflejaron imágenes de medios de ese país. Previo a los incidentes, el presidente interino reapareció este miércoles 1 de mayo, tras los violentos episodios desatados el martes luego de la liberación de Leopoldo López por un grupo de militares que se levantaron ante el régimen de Maduro. Ante la multitud reunida, el líder opositor anunció que el pueblo venezolano “seguirá en las calles hasta lograr la libertad de Venezuela". "Comienzan paros escalonados hasta lograr una huelga general. Todos los días va a haber acciones hasta lograr la libertad", dijo. "A pesar de la crisis y la persecución, hoy todo el mundo está en la calle. Los momentos más difíciles requieren de los hombres y mujeres más valientes. Y hoy Venezuela cuenta con los hombres y mujeres más decididos para sacar al país adelante. Este es un proceso irreversible. Cuando decíamos que las Fuerzas Armadas estaban con el pueblo no nos creían”, apuntó. En ese sentido, destacó el apoyo de la comunidad internacional y aseguró que la lucha es por la democracia. "La única forma que aquí en Venezuela haya un golpe de Estado es que me detengan. Hay que seguir en las calles". "Juntos lo vamos a lograr, Venezuela está cerca de cambiar. Vamos con todo, sí se puede", aseguró.

Dejá tu comentario