Mundo |

Para El Papa, “en América Latina no siempre ha habido madurez política”

El papa Francisco opina que en América Latina “no siempre ha habido madurez política” y dice que los religiosos deben implicarse pero siempre de forma imparcial, en una conversación con los jesuitas centroamericanos publicada este jueves.   El Papa mantuvo un diálogo durante su reciente viaje a Panamá con un grupo de jesuitas de Centroamérica y uno de ellos le preguntó qué postura debería adoptar un religioso ante la política, según publica la revista de la Compañía de Jesús La Civiltá Cattolica. Francisco defendió la implicación de la Iglesia en la política al subrayar que también “el Evangelio es una expresión política”, pues alude a la sociedad aunque a menudo se desprecie esa práctica. “Es verdad que la palabra 'política' está a veces incluso despreciada y se la entiende solo como lógica de partes, sectarismo político, con todo lo que esto comporta en América Latina en cuanto a corrupción política, sicarismo político y todo eso”, señaló. El Papa explicó que “el compromiso político para un religioso no significa militar en un partido político” e indicó que “la tarea es estar sobre las partes”. “No en el sentido de quien se lava las manos, sino como uno que acompaña las partes para que lleguen a una madurez, aportando el punto de vista de la doctrina cristiana. En América latina no siempre ha habido madurez política”, consideró. En este sentido, Francisco, el primer papa latinoamericano, habló de “problemas con relevancia política” y citó en primer lugar a “la nueva colonización”, la ideológica y cultural. “La colonización no es solo la que se dio cuando vinieron los españoles y los portugueses y tomaron posesión de estas tierras. Este es un tipo de colonización física. Hoy están de moda las colonizaciones ideológicas y culturales, son estas las que están dominando el mundo”, dijo. Otro problema, en su opinión, es el de la tortura en el mundo actual, ante lo que advirtió de que “nos estamos habituando a la crueldad”, y por último denunció las condenas judiciales “sin esperanza” o que no están dirigidas a la reinserción de presos.

Dejá tu comentario