Ciudad |

Paz, pan y trabajo: la procesión por San Cayetano en Gualeguaychú

Como cada 7 de agosto, cientos de fieles se congregarán para agradecer o para pedir. La procesión tendrá lugar a las 13 desde la parroquia Cristo Rey hasta la Capilla San Cayetano. El obispo Héctor Zordán será parte.

La celebración convoca a miles de personas en todas las parroquias del país cada año. Éste o será la excepción.

En Gualeguaychú, como en tantos otros rincones del país, el Santo del pan y del trabajo será venerado por los fieles.

Esta tarde, a las 13, se llevará a cabo la procesión, desde la parroquia Cristo Rey hasta la Capilla San Cayetano.

San Cayetano, el hombre

San-Cayetano-1280x720 (1).jpg

San Cayetano fue un presbítero italiano que nació en Vicenza, en 1480 (el día exacto se desconoce). Su verdadero nombre es Gaetano di Thiene, y es el menor de los tres hijos del conde Gasparo di Thiene -un militar que murió en una batalla en 1492- y la condesa Maria da Porto.

Gaetano estudió Teología y Derecho Civil y Canónico en la Universidad de Padua hasta que, en 1506, una vez obtenido sus doctorados viajó a Roma donde conoció al Papa Julio II. Allí, el Máximo Pontíficelo nombró protonotario apostólico y secretario privado, hecho que lo obligó a vivir el Vaticano.

Durante esa etapa, ayudó a reconciliar la Santa Sede con la República de Venecia.

Gaetano, luchó casi toda su vida contra la Reforma Protestante que surgía desde Alemani de la mano de Martín Lutero.

El primer milagro de Caetano fue en Venecia mientras visitaba un hospital. Según cuentan, llegó a la cama de una joven a la que estaban por amputarle una pierna debido a la gangrena que padecía. Cayetano, le sacó la venda, le beso la pierna y le hizo la señal de la cruz.

Al otro día, cuando los médicos se aprontaban para la operación, notaron que la muchacha estaba curada.

Murió en Nápoles a la edad de 77 años, el 7 de agosto de 1547. Fue beatificado el 8 de octubre de 1629 por el papa Urbano VIII y canonizado el 12 de abril de 1671 por el papa Clemente X.

Dejá tu comentario