Policiales |

Pidieron 10 y 12 años para el autor de la entradera al adolescente de 15 años

Uno de los casos que más repercutió a fines del año pasado en la opinión pública llegó a su fin en los tribunales de Gualeguaychú. Se cumplieron con todas las audiencias del juicio y sólo resta conocer la decisión a la que arribarán los tres magistrados. Seguro habrá condena, pero sólo restará saber por cuánto tiempo.

Que el próximo viernes se escuchará una sentencia de culpabilidad prácticamente está fuera de discusión, aunque siempre hay margen para el asombro. Lo cierto es que en este caso nadie ha pedido la absolución o el beneficio de la duda, porque hasta el propio imputado reconoce ser el autor del atraco. Lo que está por verse es a quién le cree la Justicia, si a un joven que ya tiene condenas en su haber y un paso por la cárcel, o a un adolescente que fue abordado cuando salía de la escuela y que por proteger a su hermana no midió las consecuencias de encarar al ladrón.

El principal problema que se le presenta a los jueces es determinar a quién pertenecía el cuchillo que fue exhibido y reconocido en la audiencia, que sirvió como arma para causar las lesiones que tanto el delincuente como la víctima presentaban en sus manos.

El adolescente mantuvo siempre un relato firme de los hechos y siempre adujo que el cuchillo lo extrajo el imputado Eric Luna de sus pertenecías cuando ambos peleaban en el interior de la casa y que logró quitárselo y herirlo, logrando que abandonara el domicilio.

Por otro lado, Luna que declaró en la primera audiencia del juicio y que se negó a contestar preguntas, señaló que el cuchillo no era de su propiedad y que el adolescente lo había sacado de la cocina. Reconoció haber abordado al menor en la calle y concurrir a la vivienda a robar, pero aseguró que el arma no era suya.

Con este relato el imputado pretende que la Justicia lo condene por un hurto o un robo en grado de tentativa, y con ello bajar la graduación de la pena. Esto quedó en evidencia en el alegato de su defensor, que basó parte de su fundamento en una declaración que hizo el adolescente a un medio de comunicación poco después del hecho, en donde habla que se defendió pero no entra en crisis con su relato ante la Justicia.

El defensor Martín Clapier pidió que Luna sea condenado por hurto en grado de tentativa o indefectiblemente por robo, pero siempre en grado de tentativa. El letrado insiste que el hecho no llegó a consumarse, pero lo cierto es que el imputado abordó un remis con el dinero que logró sacar de la casa y fue detenido poco antes de llegar al lugar donde se hospedaba.

Sobre esto hicieron principal hincapié el fiscal Martín Scattini y el querellante Martín Britos. Ambos remarcaron que el delito se cometió, se consumó, y que por ningún medio se debió a una tentativa. Es más, ambos concluyeron que se trató de un robo agravado por el uso de arma y que esa arma es la que llevó el imputado entre sus pertenencias y con la cual amedrentó al menor cuando lo abordó, pese a que no se la exhibió.

Scattini solicitó una pena de prisión efectiva de 10 años y Britos, que coincidió prácticamente en todo su fundamento con el Ministerio Público Fiscal, sumó dos años al pedido de condena. Ahora la pelota está en el campo del tribunal, que el próximo viernes dará a conocer el adelanto de veredicto.

Dejá tu comentario