Me-Gusta-960x120-CARO
Provincia |

Por la bajante del Paraná, capturaron un surubí de 40 kilos y una raya de 120

Pablo Scarabotti, investigador del CONICET y especialista en los peces del río Paraná, explicó cómo influye la bajante del Paraná en la aparición y captura de grandes ejemplares. Además, se manifestó en contra de la veda.

En los últimos días han sido noticia la captura de un surubí de 40 kilos y una raya gigante de 140 kilos en el río Paraná, que atraviesa una histórica bajante.

Pablo Scarabotti, Investigador del CONICET, Doctor en Ciencias Biológicas y especializado en los peces del río Paraná, explicó a qué se debe la aparición de estos grandes ejemplares y señaló que se deben tomar medidas graduales y no drásticas, como el cierre total de la pesca.

raya 03.jpg

Con la bajante, “hay una reducción muy grande del tamaño del hábitat del río Paraná que tiene el cauce principal frente a la capital entrerriana y una extensa llanura aluvial, de entre 20 y 30 kilómetros, la cual está desconectada del cauce principal. En el ciclo de vida de las especies migratorias, cuando hay períodos de crecientes, los peces desovan y las larvas y juveniles entran a estos sitios de lagunas y bañados para cursar los primeros años de vida, que son las fases de crecimiento, fundamental para su supervivencia”.

Desde agosto de 2019, estos sitios están inaccesibles para los juveniles y larvas y eso reduce enormemente la supervivencia y el éxito reproductivo. “Por eso en esta situación es esperable que en los próximos años tengamos una menor producción pesquera y habría que tomar medidas”, dijo.

surubi.JPG

En este sentido, Scarabotti opinó que estas medidas no deben ser drásticas, “como el cierre total de la pesca sino más bien graduales. En base a las investigaciones que se han hecho en las últimas décadas, entre las medidas más pertinentes que se pueden tomar, es considerar el área inundada año por año y tomar medidas a los años posteriores a esas situaciones que son cuando las larvas y juveniles toman un tamaño suficiente para la pesca. Es decir, las medidas que se tienen que tomar no tienen que ser a corto plazo y drásticas sino a largo plazo, ya que las especies migratorias tienen un ciclo de vida largo, de 10 o 15 años y desde esa perspectiva hay que interpretar esta situación”.

Embed

Captura de grandes peces

En relación a la captura de grandes ejemplares, como ha ocurrido en los últimos días, Scarabotti explicó que “estas especies de gran porte, generalmente tienen adaptaciones para detectar períodos de bajante y lo primero que hacen es migrar hacia el cauce principal y hoy en día están todas confinadas en ese cauce que no es un cuerpo de agua menor; el río Paraná sigue teniendo más de un kilómetro de ancho y 15 o 20 metros de profundidad”.

raya 02.jpg

Algunos estudios muestran que los pozones de erosión suelen servir de refugios para los grandes peces, “y la respuesta de los peces de gran porte a esta bajante extraordinaria depende mucho de la especie”. En el caso del surubí se benefician porque están confinadas junto a sus presas y tienen mejor acceso a ellas.

“La aparición de estas especies, se debe a este fenómeno de concentración de la fauna en el cauce principal del río, indicó el especialista.

Fuente: El Once

Dejá tu comentario