Deportes | Torneo Federal

Por toda la gloria: Central va por el triunfo para abrochar el ascenso

El Rojinegro irá por el triunfo que le falta para alcanzar el ascenso a la Liga Argentina. Desde las 20 jugará el cuarto partido de la serie ante Lanús, buscando repetir los buenos pasajes de juego del jueves para dar el paso final hacia el gran objetivo.

Ilusión, expectativa, nerviosismo, ansiedad. Ganas que llegue el partido. Todas esas sensaciones viven los hinchas de Central desde el jueves, luego de festejar un notable triunfo que dejó al Rojinegro a tiro del ascenso.

Esta noche a las 20 en el cuarto partido de la serie, Central buscará escribir otra historia gloriosa en su rico historial basquetbolístico. Como pasó hace 16 años con el histórico ascenso a la Liga Nacional, como ocurrió anteriormente cuando el equipo ascendió de la Liga B al TNA. Más cerca en el tiempo y en otra dimensión, en lo que fue el título y ascenso de la Liga Entrerriana 2014 que devolvió al Rojinegro al plano nacional.

Será una noche histórica la que se vivirá en el José María Bértora y nadie se la querrá perder. Las plateas se habían agotado rápidamente el martes, ayer se vendieron las populares y en poco más de una hora no quedó una sola entrada disponible, lo que refleja el gran marco que tendrá el estadio centralista esta noche,.

En lo estrictamente deportivo, Central viene de dar una muy buena demostración de básquet el jueves. Tuvo un partido casi perfecto desde la defensa, neutralizando los caminos de Lanús, que jugó casi siempre incómodo, sin chances de tomar tiros abiertos y cuando lo hizo falló demasiado. Ofensivamente lo de Central fue prolijo, volvió a recuperar la eficacia en el tiro a distancia, metió 16/36 en triples, una cifra letal para un equipo que sabe la forma de jugar los partidos. También fue inteligente a la hora de poner la pelota en la pintura, lastimó corriendo y sacó una diferencia que para casi todos fue impensada, pero que reflejó lo que mostraron uno y otro durante el juego.

Naturalmente que el principal objetivo de los de Panizza será mantener la intensidad defensiva, volver a obligar a Lanús a jugar un juego que no le gusta. El Granate extrañó mucho su juego perimetral y también sintió mucho el flojo partido de su conductor Kevin Jerez Pilotti, quien además de no estar en plenitud física, fue muy bien defendido, obligado casi siempre a cometer errores por la defensa de Fernández o Ludueña. Tampoco aparecieron Ibáñez Paz, Trímboli y Funes con su tiro externo, por lo que las expectativas ofensivas de Lanús recayeron casi todas en las manos de Sebastián Chaine, que fue importante en el juego interior, pero por momentos resultó la única forma que tuvo Lanús para poder ir hacia el aro centralista.

Seguramente los de Ezequiel Vallet saldrán a jugar sabiendo que no hay mañana para ellos, que necesitarán el triunfo y una de las principales dudas es saber de qué forma responderá anímicamente el Granate, que cuenta con jugadores experimentados pero que a lo largo del torneo nunca perdió dos partidos seguidos y es la primera vez que está bajo presión.

Del otro lado, Central será todo ilusión. Con la gente alentando y el equipo buscando mantener la solidez en el juego para ponerle broche final a la serie y alcanzar el objetivo del ascenso.

Dejá tu comentario