Me-Gusta-960x120-CARO

Presentarán un libro con la poesía inédita de Pablo José Díaz Fusté

El encuentro con la palabra cálida y el sentimiento regional del poeta local tendrá lugar en la presentación del libro con sus poemas inéditos, elaborado por las profesoras Milagros Casanova y Silvia Razzetto. El mismo se realizará el miércoles 6 de octubre a las 19 en el Instituto Sedes Sapientiae.

Martiniano Leguizamón en una carta le dio a Delio Panizza una lección estética que siempre trató de seguir: “Hacer una décima es fácil, la cuestión es ponerle algo adentro”. Y retoma el poeta de Montiel: “acaso nadie dijo a Pablito Díaz palabras como esas, pero supo escribir así, porque sabía pensar con altura y sentir con honradez.”

Efectivamente, sin ser especialista ni escritor de oficio, Pablo José Díaz Fusté, explora variedad de tipos de estrofas y combinaciones de versos. Observador y sensible a lo que lo rodea evoca el pasado glorioso rural, pero siempre lo actualiza en un lenguaje familiar, no rebuscado, pleno de metáforas que trascienden lo cotidiano hacia un mensaje superior: el amor al pago y la necesidad de no olvidar la historia y sus tradiciones:

Es una hojita de gloria

del libro de la nación,

en el pago del horcón

que aún no pasó a la historia.

La que según los decires

conserva entre sus ceibales

los recuerdos inmortales

de la fama de Ramírez. (Talitas)

Talitas

Esa porción de tierra sur – entrerriana, en el departamento Gualeguaychú, inclinada sobre el río Gualeguay, constituyó el escenario vital de Pablo José Díaz Fusté hasta mediados del siglo XX.

Talitas fue su lugar, al que miró y nutrió con trabajo e imaginación; al que cantó agradecido; al que compartió en numerosas tertulias de amigos; al que soñó, rodeado de los vestigios y los relatos del pasado familiar.

El libro

Este libro lleva el objetivo de conocer la poesía inédita de Pablo José Díaz Fusté, reunida por su nuera Elsa Saavedra de Díaz; destacar algunos de sus poemas publicados en Brasas de Ñandubay (1958) y valorar las miradas conceptuosas y cálidas de quienes lo conocieron.

En él se podrá apreciar al autor en diversas facetas.

El criollista, cantor de sus tradiciones:

Se fue de nuestro suelo

el del ala quebrada del chambergo

y la recia apostura de patriarca.

Alguien lo vio pasar rumbo al olvido…

Se ha callado el cantor de las espuelas

y el lazo duerme en espiral de sueños.

La pampa es una cuna de trigales

que ya borró sus huellas legendarias.

Solo el ombú se obstina en esperarlo

levantando su copa de patriarca…

Yo asimilo la sangre derramada

en los hechos heroicos de la patria

como la vid del fondo de las grietas,

aquel divino néctar de los dioses,

y la elevo en el cáliz de mi copa

por su eterna memoria. (Mi oración)

El lírico romántico

Yo tengo una novia que tiene en sus ojos

la misma tristeza del atardecer

y en sus labios el rojo de margaritas

que en las mañanitas suelen florecer (Yo tengo una novia)

El amigo y hermano de la humanidad

Hoy que ha pasado el tiempo

y el último linyera

como un jirón cayera

sobre la pampa mía,

que el sol en agonía

sea su capilla ardiente.

Y la luna naciente

le dé su bendición.

Un ¡Dios te salve, hermano!

resuene sobre el llano

y sellen sus despojos

el nácar de una cruz. (El último linyera)

La estancia La Cruz

En un particular acercamiento a la escritura de Pablito Díaz, las profesoras Milagros Casanova y Silvia Razzetto, interrogan y contextualizan en este libro los tiempos que se hunden en la profundidad de un territorio rico en experiencias.

La estancia La Cruz, su entorno cotidiano desde la niñez hasta la madurez, fue parte de la extensa propiedad de don Manuel de la Cruz Mosqueira y administrada por Pablo José de León desde 1802. Su esposa, Dolores Mosqueira de de León le imprimió el carácter con su significativa presencia desde 1823 hasta las rebeliones jordanistas en los años ’70.

La vida, la personalidad, la escritura de Pablo José Díaz Fusté late en el paisaje de Talitas y anida aún en los austeros recodos de la casa principal de la estancia La Cruz.

(Colaboración Milagros Casanova y Silvia Razzetto)

Dejá tu comentario