Ciudad | Gualeguaychú | Pueblo Belgrano | Salud

Pueblo Belgrano: Davico y el bien común....

La realidad de nuestro Pueblo Belgrano y el intendente ya en su doble mandato, nos muestra realizaciones, errores, omisiones y acciones públicas que, en muchos casos, dejan margen de dudas o no, sobre los objetivos del gobierno.

Eduardo García Jurado

Opinión

Por un lado, con el apoyo del ex Ministro del Interior Frigerio, podemos observar calles con pavimentación, bajo el sistema de articulado. Y asimismo, plaza y tres cuadras que quedaran embellecidas y con iluminación de sobra. Está a la vista. Todo ello, por gestiones ante el anterior gobierno nacional, y con material comprado en fábricas de la Provincia de Buenos Aires. Desconocemos la forma, precios y nombre del o los vendedores de los insumos para todo lo realizado. Se supone que habrá sido en beneficio de los usuarios. De todas maneras, el desconocimiento del pueblo, facilita aquello de que “un país avanza cuando los interés del de dicho país coincide con los intereses de los gobernantes”. Es evidente, el despropósito de la senda peatonal, que va de la curva de Fiorotto hasta el llamado Nuevo Pueblo Belgrano. La misma, es con material articulado, con los que se hicieron algunas calles, diferentes al resto que son de cemento. Para quienes están en la materia, tiene un triple de costo. Podría haberse articulado, una cuadra más, pero nada sabemos las razones de la decisión. Por último, la realidad muestra que a pocos metros de la abundante iluminación aludida (más de 16 luminarias por plazoleta- en la Avenida Francisco Fiorotto, que va de la Escuela Primaria ex239 hoy “Infantería de Marina” hasta la capilla), falta luz en calles y un poco más dentro del pueblo, es difícil transitar bajo la lluvia, en calles sin mantenimiento y con desagüe “desarticulado”.

No ha sido gratis el presente del gobierno nacional saliente, al menos para quienes tuvimos que pagar las mejoras del asfalto articulado.

De ANTENAS SOBRE EL PUEBLO, más silencio, menos explicaciones antes las 11 notas presentadas y algunas publicadas, oponiéndose a su realización. Somos 230 los testigos del pedido de información, participación y toma de decisión bajo los mandatos constitucionales y normas de aplicación nacional, provincial y local. Luego de afirmar el llamado “Virrey” Davicco “que esa antena no debía estar ahí—(a una cuadra de la capilla,30 de noviembre y Gualeguaychú). Pero, por una tasa municipal de $530.000 y alguna promesa de alguna obra, para el municipio, debemos soportar la afectación del impacto visual (antenas amigables afirma Telecom Personal y en armonía con el paisaje), posible daño físico y a la salud (ondas no ionizantes. Los vecinos linderos nos queda la ilusión de tener una base de aterrizaje de helicópteros….y como somos pedantes, colocada a más de 25 metros de altura.

Desde hace meses que el propietario del campo donde se depositan los residuos domiciliarios de Pueblo Belgrano, intenta vanamente en dialogar con el Sr. Davicco, quien además de no recibirlo, incumple con el contrato. Tuvo que hacer una solicitada pública y paga en los diarios, poniendo en aviso que de no cumplir los términos económicos y ambientales, cerraría el predio. Ahora tuvo que intervenir la Secretaría de Ambiente de la Provincia, ante el despropósito exteriorizado por el intendente, que no escucha a los vecinos y no cumple con los contratos que hacen a la salud pública. Además de pretender renunciar a su responsabilidad ambiental delegando funciones como si fuera una gran metrópolis.

Ni hablar de Amarras (cosa juzgada, pero no resuelta) Bueno un humedal más, un humedal menos, nada hace para quien incumple con el servicio sobre el destino y tratamiento final de residuos urbanos.

Y para no agotar, por el momento, ¿para cuándo un tratamiento serio sobre los residuos cloacales?. Pobre río Gualeguaychú, sobre su margen izquierda, estos residuos de Pueblo Belgrano llegan a las aguas con una bendición de cloro…sin más tratamiento…

Y la propuesta generosa, solidaria de vecinos preocupados por dar contención a nuestros hijos afectados por la droga dependencia, que hace más de un año están a la espera de ser recibidos y canalizar la realización de un centro de tratamiento y rehabilitación. Hasta cuándo deben esperar ser atendidos por el intendente Davicco.

Terminamos con las personas, nuestros trabajadores municipales, que tanto hacen, pero mucho de ellos son precarizados, contratados, y cuya continuidad depende de la voluntad del Señor Intendente. Es de imaginar que en esa debilidad de relación, no existe un desequilibrio y abuso de poder….

De todas maneras, ante el equipo de abogados que asesoran al intendente, de ser este un “Virrey”, al final de su último mandato, voluntariamente, asistiremos a un Juicio de residencia. Pero en tal caso, no será ante CEO nacional, sino ante el pueblo…y que Dios y la Patria se lo demande…

En una República, la información está al instante, más aún cuando está en juego la salud y el medio ambiente. La participación ciudadana, por mandato constitucional opera como freno al fin de lucro de las empresas. y la transparencia de la gestión pública como demostración de honestidad , alejando cualquier vestigio de corrupción. Así esperamos y demandamos de nuestros inquilinos de la cosa pública.

*Vecino de Pueblo Belgrano.

Dejá tu comentario