Provincia | Alberto Fernández

Quién es Milagros, la pequeña luchadora que se fotografió con Alberto Fernández

La pequeña gran guerrera, conocida en la comunidad entrerriana por su lucha contra una malformación congénita, se tomó una fotografía junto al presidente de la Nación. "A ella le encanta la política", contó su padre.

En el marco de la visita presidencial de Alberto Fernández a la pequeña localidad de Racedo para recorrer un planta avícola, una niña de 13 años llamó la atención del mandatario nacional y se acercó a ella para brindarle la posibilidad de tomarse una fotografía.

La afortunada en conocer al presidente de la Nación fue Milagros, la nena de 13 años que vive en General Racedo y es conocida en la comunidad entrerriana por su lucha contra una malformación congénita.

"A ella le encanta la política, siempre habla de eso y está muy informada", aseguró su padre, Javier Martínez.

"La llegada de un presidente es algo inédito, y sobre todo para ella que le encanta la política, porque si empre me sigue a las votaciones, aunque se tenga que quedar en el auto, porque quiere saber cómo es", contó.

"No queríamos exponer ni la salud de Milagros, ni la de él tampoco, así que fuimos precavidos para saludarlo de lejos pero él se acercó y se sacó una foto", contó el padre de Milagros.

Siempre respetando los protocolos, el hombre comentó que Fernández "fue muy atento". "Quizás sea la única vez que venga un Presidente a nuestro pueblo", comentó al mostrarse "sorprendido" por la visita presidencial.

La historia de la pequeña guerrera

Milagros nació con atresia de esófago, una malformación congénita, que también le produjo una fibrosis pulmonar. "Después de tantas operaciones, se alimenta con una bomba de alimentación, pero por lo reflujos, tiene un daño en los pulmones, así que también usa una mochila de oxígeno", comentó el papá de la pequeña.

milagros

Martínez contó que la pequeña "tenía un turno para una consulta con una cirujana del hospital Garrahan para el 26 de marzo, pero por la pandemia se suspendió, y ahora estamos a la espera a que se reanuden las atenciones para poder llevarla y encontrar una solución para su bienestar".

"La especialista había tomado su caso, nos llamó para coordinar una entrevista pero todo quedó suspendido", explicó el hombre.

Martínez, de ocupación changarín, y su esposa costurera, bregaron por la posibilidad de hallar un empleo remunerado para ambos. "Buscamos un trabajo en blanco porque Mili tiene 13 años, pero el Garrahan atiende a chicos de hasta 15 años. Entonces, nosotros tendríamos que ver la posibilidad de buscar otro hospital para su seguimiento y eso sería distinto si tuviéramos una obra social", argumentó.

La niña ya fue operada 42 veces -la primera fue a los tres meses de edad- y su familia está esperanzada en que en un futuro una nueva cirugía la ayude a dejar definitivamente la sonda gástrica por la que está obligada a alimentarse con una leche especial y abandonar por fin su mochila de oxígeno, ya que también padece una fibrosis pulmonar como consecuencia de su misma dolencia. (Elonce)

Dejá tu comentario