Información General | Entre Ríos | Salud

Recomiendan extremar medidas para evitar accidentes en piletas y aguas abiertas

El ahogamiento en nuestro país es la segunda causa de muerte por accidentes en chicos y adolescentes de 1 a 15 años. Para evitar complicaciones por estos incidentes que, generalmente suceden en piscinas familiares, de clubes, o en lagos, ríos y mares, el Ministerio de Salud entrerriano emitió recomendaciones.

Desde el Área de Infancia de la Dirección de Salud Materno Infanto Juvenil, dependiente del Ministerio de Salud de Entre Ríos, recordaron las medidas de prevención para evitar lesiones y ahogamiento en orillas, piletas y aguas oscuras (lagos, ríos o mares).

Entre las recomendaciones más importantes, la integrante del área, Valeria Rodríguez Alcántara, destacó: “Hay que evitar que los chicos jueguen o se sumerjan en aguas no autorizadas o desconocidas, y en caso de tener piletas en las casas o si vacacionan en lugares con aguas abiertas, enseñarles a nadar y a respetar las señales de peligro. Siempre tiene que haber un adulto responsable a cargo supervisando de forma directa y permanente, y con la capacidad para asistir al niño ante una emergencia”.

“Los más chicos pueden ahogarse en poca agua y en pocos minutos, aunque tengan bracitos inflables, chalecos u otros flotadores, que no son métodos seguros de protección en menores de tres años”, indicó la pediatra, y agregó: “Por eso es vital no confiarse en que el niño sabe nadar o tiene bracitos, sino que hay que mantener la observación directa sobre ellos tanto cuando están en el agua como cuando se encuentran en cercanía a piletas o aguas abiertas ya que en un descuido pueden meterse o caer en el agua”.

Se recomienda evitar la presencia de lactantes menores de 24 meses en vehículos náuticos (salvo en embarcaciones de mediano y gran porte, con logística de salvataje adecuada) ya que corren altísimo riesgo en caso de emergencia o naufragio.

En cuanto a los riesgos de bañarse en ríos, arroyos, lagunas y lagos, se destaca que el agua turbia impide la visualización del cuerpo en caso de inmersión, y la profundidad es impredecible. Por esto, Rodríguez Alcántara señaló: “Los menores deben ingresar siempre acompañados por un mayor que los lleve de la mano, y jamás zambullirse”.

Dejá tu comentario