Ciudad |

Reconocido artista de la ciudad trabajó en los consultorios de Pediatría del Hospital

El artista Diego Abu Arab realizó distintas intervenciones en los consultorios del servicio de Pediatría del Hospital Centenario. "Preservamos la idea del juego", indicó.

Diego Abu Arab es un reconocido muralista de la ciudad, que ha llevado su arte por los distintos barrios a través del trabajo municipal que se ha encarado desde el área de Derechos Humanos. Ahora, y por una iniciativa de la Dirección del Hospital, se intervinieron artísticamente los consultorios de Pediatría, con distintas temáticas y siempre “preservando la idea del juego”.

Dentro de los distintos trabajos de mantenimiento, el artista Diego Abu Arab fue convocado para cambiar la imagen estética del servicio que atiende a los y las ‘gurisas’ de la ciudad, y toda la Región Sanitaria IV. “Se finalizó la primera etapa de pintura del nuevo ala de Pediatría”, aclaró el artista sobre el trabajo que realizó en siete consultorios y salas de tratamiento.

Abu Arab tuvo muy clara su labor desde un comienzo: “no verlos como enfermos sino como niños y niñas”. Y a partir de esa premisa el desafío se le planteó en qué imágenes plasmar en las distintas paredes. Su decisión fue abordar una temática distinta en cada lugar, pero “siempre preservando la idea del juego”.

“Primero se reacondicionó toda el área, se repintaron pasillos y todos los consultorios, se puso nueva cartelería, televisión para los chicos para que vean dibujitos. La idea fue transformar un edificio viejo”, indicó.

“También fue todo un desafío trabajar de manera coordinada con el uso de los consultorios en caso de emergencias. Trabajando pocos materiales y elementos para evacuar las salas cuando fuera preciso. Cosa que a la luz de la experiencia fue un acierto. Todo esto además marcado por la cuarentena y sus medidas”, agregó.

pediatria-2.jpg

Diego contó que, al ser padre de tres chicos, visitó muchas veces la Guardia del Hospital, pero gracias a este trabajo realizado en las paredes de la Pediatría le tocó compartir visiones desde otra óptica, y con la curiosidad del personal de salud. “Escuché con atención la disposición de los espacios de tratamiento y las especialidades de cada lugar, y pude trabajar usando imágenes que hiciesen alusión. Por ejemplo: donde se hacen los hisopados de COVID y de enfermedades respiratorias y febriles, trabajé con imágenes referidas al aire y otras formas posibles de libertad; mientras que en el área de trauma o shockroom con imágenes referidas a ciertos ‘riesgos cuidadosos’ o; en la sala de nebulizaciones con el “espacio como lugar de juego” aún con tubos oxígeno”.

Diego no se olvidó de nadie de las personas con la que convivió a lo largo de un mes de trabajo. “Nadia Banega y Sandra Rocha responsables de enfermería están a disposición en todo momento, con todo tipo de pedidos y todo el equipo Lucía Almada, Lucía Martínez, Joselina Flores, Iván Gómez, Roxana León, Agustina Fiorotto, Eugenia Churruarín, Yanina Álvarez. También Silvina y Lorena que me siguen con trapos y lavandina mientras pinto por todos los consultorios limpiando a conciencia en medio de esta cuarentena.

Y a los profesionales Nadia Vela, Martín Dahuc, Federico Gini Cambaceres, Romina Dahuc, Melina Costa, Dante y Marcos Taffarel, Mario Cigliutti, Anneris Florentín, Hugo Monti, Rosana Viceconte, Facundo Vivian, Micaela Arrate, Laura Grosso. Y los residentes Rocío, Luciano, Angelina y Hugo brindaron apoyo no solo alentando sino también comprobando cómo reaccionaban los y las pacientes frente a los espacios pintados, que fueron aunque no lo sepan valiosísimas devoluciones en medio de la planificación”.

Dejá tu comentario