Ciudad | Gualeguaychú

Renacer Gualeguaychú, el grupo de padres que afrontan juntos la dolorosa pérdida de un hijo

Un 7 de julio de 1995 se conformó en nuestra ciudad el grupo Renacer, que abraza a padres y madres que atraviesan la muerte de un hijo. Hoy cumplen 25 años con la misma misión: contener y transformar el dolor en amor.

Marisa Errcart, docente de nuestra ciudad, es una de las madres que forma parte de esta red. En 2005 perdió a su hijo David, cuando él tenía 10 años. “Falleció en un accidente de tránsito, iba en bicicleta y lo atropellaron en el semáforo de Luis N. Palma y Bv. Daneri, es la estrella amarilla que está ahí”, contó a ElDía.

“Yo había escuchado por la radio que estaba este grupo, y cuando me pasó a mi dije ese lugar me debe estar esperando, porque ¿yo qué hago?”, relató Marisa, y reveló que “había perdido a mi esposo en el 2003, estaba sola, todavía no había elaborado la muerte de él cuando tuve que afrontar esto con 35 años”.

La profesora contó que en ese momento “tenía a mi otro hijo, Simón, y a Candelaria que era chiquita (5), y tenía que seguir con una familia que le faltaban dos integrantes”.

Hoy “ya hemos crecido todos juntos, en el dolor y en la alegría, porque hay duelo pero hay felicidad también, los niños tienen que crecer en el amor y en el disfrute de cada instante”, expresó, y añadió que “ellos siempre me acompañan, en una época se quería formar el grupo ‘Hermanos’ pero es difícil, en otros lugares existe y cuando vamos a las reuniones grandes en diciembre los escuchamos, es lindo poder absorber lo que ellos te dicen, porque uno como padre es egoísta en esos primeros años y ve solo su dolor, y ellos como hermanos también sufren y además tienen que cuidar a ese padre que está roto”.

tenía a mi otro hijo, Simón, y a Candelaria que era chiquita (5), y tenía que seguir con una familia que le faltaban dos integrantes

Dora Gómez, fundadora y abuela que buscaba a sus nietos en la escuela donde da clases Marisa, fue quien conversó con ella y la invitó a ir al grupo. Ella se encontró junto a otros padres con experiencias similares, y a partir de ese momento Renacer siempre fue parte de su vida.

“Yo quiero agradecer que el grupo exista en Gualeguaychú, que nos haya escuchado”, expresó.

Cómo nació y de qué se trata Renacer

En 1995, Dora pasó por la muerte de su hijo Eugenio y decidió juntarse junto a otras madres en el salón de Fátima. Y así surgió el grupo Renacer Gualeguaychú, guiados por los de Río Cuarto que son “los fundadores e impulsores” en el país, y están presentes desde 1988.

La red está en muchas ciudades de Argentina y también a nivel internacional. “En la cuarentena estamos haciendo videollamadas, y el otro día Carmela Díaz de nuestra ciudad dio una charla sobre espiritualidad, y había integrantes de México, España, Chile”, contó Marisa.

Destacó que “en diciembre, en Huerta Grande (Córdoba) siempre se hace una gran juntada, ahí se va conversando y discutiendo cómo seguir, cómo ir cambiando. Renacer a nivel país ya tiene 30 años y todos vamos cambiando, no somos los mismos, van mutando las necesidades que tenemos. Ahora a los chicos no los crían solo los padres, hay muchos abuelos también o allegados, se va integrando otra parte más de la familia al grupo”.

renacer 2.jpg

"Placita Renacer" en el cementerio, en un espacio que el municipio cedió por ordenanza al grupo. Cada papá o mamá plantó un árbol con un mensaje dentro de una botella.

En la actualidad, en Gualeguaychú son unos 12 padres, y en estos 25 años han pasado muchos, que ahora están mejor. “Muchos que no están pero cuando hay un padre que necesita están todos para acompañarlos. Hay otros que no van a las reuniones pero necesitan de tu oído y de tu corazón, uno sabe que es difícil, uno muchas veces sigue sin saber que decir pero lo importante es escuchar, y los abrazos, esos que te contienen y te aprietan y vos exprimís todas las lágrimas en ese abrazo”, contó Marisa, y manifestó que “Gracias a dios los he recibido y espero poderlos dar cuando pase la cuarentena”.

Por el aniversario, el grupo iba a hacer este año un encuentro en nuestra ciudad, pero la pandemia arruinó los planes.

Donde la palabra calla

Los fundadores en Argentina son Alicia y Gustavo Berti (su hijo se llamaba Nicolás). Ellos escribieron un libro para los 25 años del grupo a nivel nacional, llamado ‘Donde la palabra calla’, y allí cuentan historias en base a los testimonios de todos, y con un fundamento filosófico, de trascender el dolor y transformarlo en amor.

“En una época se hablaba mucho de la resiliencia, que a partir de un gran cambio doloroso uno pueda transformarlo en algo positivo. Ahora se trabaja mucho en los valores y cómo trascender de estado, se habla de la solidaridad y la empatía, no es un lugar que todo el tiempo se llora, sino que se conversa, se pone en el lugar del otro. Se trata de no estar compadeciéndonos, sino tratar de florecer, que no es fácil", explicó Marisa, a la vez que aclaró que “hoy puedo decir esto porque pasó ya mucho tiempo de la pérdida de mi hijo, si vos le hablas de esto a un padre reciente dice 'esta mujer enloqueció'”.

Por último, la integrante resaltó una frase de un filósofo que sostiene "que la tristeza de haberlos perdido no empañe la alegría de haberlos tenido". "En Renacer buscamos eso, si vamos a estar tristes porque necesitamos pasar por esa etapa, uno en un momento cae en esa etapa; pero pasado un tiempo uno tiene que empezar a elaborar una salida”, concluyó la docente.

Contactos: 3446-567300 (Marisa) | 3446-647945 (Miguel) | 3446-376126 (Carmela).

Dejá tu comentario