Ciudad |

Resaltaron un interesante movimiento de venta en el sector de pinturerías

El gerente de una de las pinturerías de mayor trayectoria en la ciudad destacó que, salvo los últimos días de marzo, nunca dejaron de trabajar. Indicó que la afluencia de clientes, pese a la pandemia, es más que aceptable, añadiendo que no tienen problemas en la provisión de mercaderías.

La Pinturería Salto Grande ubicada en calle 25 de Mayo atiende al público cumpliendo con todos los protocolos sanitarios. Actualmente lo hace en el mostrador y manteniendo las distancias, recuperando algo de la normalidad con la cual trabajaban antes de la pandemia, mientras que en el inicio de la cuarentena y de la vuelta a la actividad, lo hacían en la puerta del local.

Claudio Hojman, entrevistado por ElDía, señaló que “la situación económica, a diferencia de otros rubros, es mejor de lo que uno podía esperar. Reiniciamos la actividad a principios de abril con un panorama bastante incierto en aquel entonces, mientras que hoy puedo decir que se está trabajando relativamente bien, pudiendo abonar los sueldos de los empleados en tiempo y forma, abonando el alquiler y todos los costos que demanda abrir un local”.

El comerciante opinó que la pandemia “llegó en un momento económico que no era el mejor y agravó la situación”, destacando que “vivimos momentos de incertidumbre hasta que reabrimos las puertas, respondiendo en forma positiva la clientela habitual y gente que, al no poder salir a trabajar, compro pintura para mejorar su casa, pintar una pieza, la cocina. En definitiva aprovechar los días de cuarentena para hacer algo y que la misma no se haga tan cuesta arriba en días que generalmente acompañaron con buen clima”.

En lo que refiere a la provisión de mercadería, Hojman expresó que “no tenemos mayores problemas, ya que la firma cuenta con un centro de distribución, además de camiones propios, razón por la que un 95% de la mercadería que comercializamos la tenemos asegurada; mientras que el restante porcentaje que proviene de Buenos Aires, lo hace de dos fábricas que elaboran la parte de pintura del automotor y se encuentran cerradas, razón por la cual estamos desabastecidos de esos productos”.

En cuanto a los precios, detalló que “lamentablemente vienen experimentando un alza, fundamentalmente la empresa que maneja el mercado con subas que en estos tres meses orillaron en el 16% en dos etapas”.

Sobre la clientela que han mantenido en cuarentena, Hojman comentó que “se ha dado una situación que también se replica en las sucursales de Campana y Zárate durante abril y mayo, donde la gente salió de sus hogares a comprar pintura para hacer trabajos y ocupar el tiempo en sus domicilios. Es así que se registró un flujo interesante de gente, en tanto que en junio se registró una baja en las ventas. Finalmente en julio volvimos a tener buenos volúmenes de venta, un poco de la mano del cobro del aguinaldo”.

También se mostró optimista con la posibilidad de que “se incentive la obra pública, debido a que la misma dinamiza la economía, especialmente en rubros relacionadas, como construcción y pintura”.

Finalmente, Hojman dijo que “hay empresas ligadas a la metalúrgica o talleres de pinturas, que demandan productos relacionados con la pinturería, algo que no deja de ser una buena señal en tiempos tan difíciles”.

Dejá tu comentario