Me-Gusta-960x120-CARO
Política | golpe de estado

Rogel cargó contra los dichos de Duhalde: "Timonea las nuevas formas de golpe de Estado"

El exdiputado provincial de la UCR, Fabián Rogel, criticó duramente las expresiones del expresidente Eduardo Duhalde, quien días atrás aseguró que hará "todo lo posible para que el Gobierno nacional no culmine su mandato". "Lo llamativo y lamentable es el silencio de gran parte de la dirigencia peronista y de nuestros dirigentes radicales", sostuvo

Cuando Enrique Santos Discépolo describía en su tango Cambalache, la crisis de la Argentina de principios del siglo pasado, la confusión reinante de valores y de disvalores, las sintetizaba con esta expresión: “En un mismo lodo, todos manoseau”.

Hace tiempo que vengo describiendo la crisis de estos tiempos, donde toda la dirigencia pareciera estar en un combate cotidiano y donde todas las expresiones de un partido fueran dirigidas, pura y exclusivamente, al deterioro o a la aniquilación del otro partido.

La más reciente de las expresiones que nos acerca al Cambalache de Discépolo, han sido, las vergonzosas declaraciones del expresidente cuasi de facto peronista, Eduardo Duhalde.

Las Expresiones, como las dichas por Duhalde, que “hará todo lo posible para que el gobierno no culmine su mandato”, a mí y a los radicales no deberían sorprendernos.

Eduardo Duhalde ha sido en estos 40 años de democracia, el primer presidente que perdió una elección a través de la voluntad popular y que luego de conspirar con muchos sectores del poder concentrado, medios de comunicación y dirigentes políticos, logró acelerar la caída del gobierno Constitucional de Fernando De la Rúa, que casualmente fue quien el pueblo había votado y elegido presidente contra Duhalde.

Más allá del análisis que pueda merecer el gobierno de De La Rúa, y que eso siempre lo debe resolver la voluntad popular con su voto, lo que más le molestaba a los sectores económicos y de poder, era que De la Rúa se rehusaba a provocar una devaluación que les sustrajera el 40 % de los salarios a los trabajadores, cosa que hizo Duhalde al otro día de hacerse cargo del sillón de Presidente, después de 4 días componendas legislativas y argentinos muertos.

Las declaraciones de estos días de Duhalde, tratando de desgastar la figura del Presidente Alberto Fernández, que en este caso es peronista, lo vuelve a colocar timoneando las nuevas formas de golpe de Estado. Lo llamativo y lamentable es el silencio de gran parte de la dirigencia peronista, de nuestros dirigentes radicales a nivel nacional, olvidándose tanto radicales como peronistas, cuanto le costó al país ayudar a desestabilizar gobiernos democráticamente elegidos.

Si el gobierno peronista de Alberto Fernández es regular, bueno o malo, lo decidirá el pueblo en esta elección intermedia y fundamentalmente en la elección de 2023, pero caer en historias viejas que tanto se han condenado y que colocan a la dirigencia política en un vale todo, sin interesarle las angustias, que está atravesando el pueblo desde ya hace varios años, y en medio de una pandemia, coloca a la política argentina en una situación en la que el pueblo queda sin referentes, y donde la oposición debería tener un rol donde incansablemente hable de propuestas: qué cosas no se hacen bien y hay que corregir, o qué cosas no se están realizando y nosotros los radicales haríamos.

Apostar mediáticamente pura y exclusivamente al desgaste de un gobierno, y hablar en un confuso lenguaje parecido al golpismo, deja la sensación de que estamos “en un mismo lodo, todos manoseau”. (APFDigital)

Dejá tu comentario