Actualidad | Abuso sexual | Nahir Galarza

Se archivó la denuncia de Nahir Galarza por abuso sexual en la cárcel de Paraná

No se obtuvieron elementos para comprobar la acusación de la joven condenada por el crimen de Fernando Pastorizzo contra una expolicía que cumple condena en la UP6

Nahir Galarza, la joven condenada a prisión perpetua por asesinar a su novio Fernando Pastorizzo en Gualeguaychú, había denunciado en la Fiscalía de Paraná a otra interna de su pabellón de la Unidad Penal N° 6, por abuso sexual.

La acusada era Ludmila Soto, una expolicía condenada que hasta el año pasado era una de las mejores amigas de Nahir en prisión. Pero la relación cambió, tanto que por un tiempo llegó a pesar sobre Soto una restricción para acercarse a Nahir. Luego, la cambiaron de pabellón.

Cuando fue señalada por su ex amiga, Soto contraatacó: mandó una carta a las autoridades de la cárcel. "¿Qué abusé de ella? Es mentira. Lo dice para defenderse de lo que yo sé: Nahir tenía un plan con su padre para fugarse porque no piensa estar 35 años acá y además dijo que si la seguía molestando iba a ahorcar con una toalla a una de mis compañeras, Griselda (Bordeira)".

"Temo por mi integridad física, ya que en reiteradas ocasiones, cuando aún mantenía relación de compañerismo, Galarza me mencionó la intención de atentar contra la humanidad de Bordeira. Que iba a ahorcarla con una toalla una de esas noches, y que tenía varias alternativas para terminar con la vida de Bordeira, pero temo por sobre todas las cosas que la interna se autolesione, ya que en más de una oportunidad mencionó su intención de golpearse por consejo de su padre y responsabilizar a Bordeira, ya que habían tomado conocimiento de la denuncia en su contra. Hoy tras la medida de restricción me genera una preocupación extrema que lo lleve a la práctica y me responsabilice. Además cuando existía una relación de compañerismo me dijo que con su padre tenía un plan de fuga", había dicho Soto en marzo pasado, cuando denunció que se turnaban para dormir por temor a ser asesinadas por Nahir. Y que la joven "tenía estudiadas distintas maneras de matar" y se les aparecía "de noche, como si fuese un fantasma, al pie de la cama".

En la denuncia radicada el 14 de marzo, Galarza dijo: “Una compañera me contó que cuando me bañaba, esta chica se subía a una silla para espiarme y verme desnuda, porque el baño no tenía techo. Y que a veces me miraba por una mirilla. Una vez me manoseó”.

La causa fue investigada por la Unidad Fiscal de Violencia de Género y Abuso Sexual. Al cabo de varios meses de investigación, no se obtuvieron elementos para comprobar la acusación y la misma fue archivada.

Dejá tu comentario