Policiales |

Se desestimó la competencia Federal y el caso de Larroque se juzgará en la ciudad

El ex intendente de Larroque, Raúl Riganti, y el electo Leonardo Hassell, junto a otros tres imputados, serán enjuiciados en Gualeguaychú por el presunto sobreprecio en una obra de asfalto de 14 cuadras en la localidad. El Tribunal de Juicios deberá fijar fecha para el debate.

Uno de los cinco imputados en la causa que investiga los presuntos sobreprecios en una obra de asfaltado en la localidad de Larroque jugó su última carta antes del juicio: pidió que el expediente pase a la Justicia Federal, por considerar que los fondos de la cuestionada obra provenían de la Nación. Recientemente, la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná rechazó el planteo, tal como antes lo había hecho el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay. Ahora solo resta esperar que se fije fecha del debate sobre el supuesto caso de corrupción denunciado por el intendente, Darío Benedetti.

Según surge de la causa, el municipio de Larroque celebró con la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación un Convenio Único de Colaboración y Transferencia a través del cual la Municipalidad recibió de ese organismo nacional asistencia financiera para la construcción de 14 cuadras de pavimento.

Previo concurso de precios, la obra fue adjudicada a la empresa OIC SA. La auditoría realizada sobre dicha contratación dio origen a la denuncia penal realizada en 2017 por el actual intendente por Fraude a la Administración Pública Nacional ante la Fiscalía de Gualeguaychú.

El caso tuvo amplia repercusión nacional porque Benedetti decidió devolver el aporte de la Nación, ya que la obra se contrató por 14 millones de pesos, pero que el costo real era de 5 millones, por lo que la sobrefacturación era del 180%. También se dijo que se habían facturado cordones cuneta y badenes construidos por anteriores administraciones municipales.

Los imputados por la Fiscalía fueron Raúl Riganti (exintendente de Larroque y actual diputado provincial), Juan Carlos Rochelle (exsecretario de Obras Públicas del municipio), Leonardo Martín Hassell (exsecretario de Gobierno y electo Intendente) y Norberto Miguel Marchesini (exsecretario de Hacienda) y Néstor Hereñú (directivo de OIC SA).

Marchesini es quien, a través de su abogado defensor, Fabián Marcelo Otarán, promovió acción inhibitoria contra la competencia de la Justicia ordinaria por entender que los fondos de la obra cuestionada pertenecen a la Nación, al tiempo que solicitó la exención de prisión de su asistido.

Como el juez federal de Concepción del Uruguay, Pablo Seró, desestimó el planteo, la defensa recurrió en queja ante la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná. El argumento de Marchesini fue que “los fondos no tienen afectación y seguimiento específico, no ingresan a las arcas municipales y esta tiene expresa prohibición de darle otro destino y destinados a rendirse especialmente a la Nación”. Por esto, peticionó que se asuma la competencia federal y se disponga la inhibitoria de la Justicia entrerriana para continuar el proceso.

La Cámara Federal, presidida por Beatriz Aranguren, citó jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que establece: “En los casos en los que el Estado nacional remite o transfiere sus fondos a los entes locales, y son aceptados por estos, quedan incorporados a su patrimonio, con lo que se excluye un perjuicio directo y efectivo a las rentas de la Nación y, por consiguiente, la competencia federal”.

En este sentido, y coincidiendo con la Fiscalía, se rechazó el recurso de apelación. A mediados de este año, el Juzgado de Garantías de Gualeguaychú resolvió remitir la causa a juicio oral y público. Ahora, solo resta esperar la fecha que se fije para que el Tribunal de Juicio de dicha localidad juzgue la grave denuncia. Uno

Dejá tu comentario