Ciudad |

Se pintó la estrella amarilla 99 en homenaje a un chico de 14 años

Esta mañana en la ruta 136, a pocos metros del puente ubicado sobre el río Gualeguaychú, ACIVERJUS pintó una nueva estrella y descubrió un cartel que lleva el nombre de Gustavo Arrúa, joven de 14 años que perdió la vida en un accidente de tránsito el 24 de junio de 1991.

La ceremonia contó con la presencia de los padres, hermanos, y demás familiares que ocuparon la mitad de la ruta y la banquina en dirección a la República Oriental del Uruguay, con personal de Gendarmería Nacional controlando el tráfico en la ruta internacional.

Previo al acto, el presidente de Aciverjus Miguel Gandolfo expresó que “junto a mis compañeros y los familiares de Gustavo Arrúa nos reunimos en este punto de la ruta 136, para dejar plasmada una estrella amarilla en el marco de la campaña de concientización nacional a las cuales representamos en la provincia", y contó que "ya sumamos 99 estrellas desde que iniciamos la campaña”.

estrella 2.jpg

El dirigente de la ONG agradeció a la familia de Gustavo destacando que “no es fácil estar acá, luego de que pasaran 29 años del siniestro vial, pero este es un acto de amor, como siempre decimos cada vez que acompañamos a los familiares”.

Luego de las palabras, se pintó la estrella amarilla en el asfalto de la 136. Lo hicieron sus padres, hermanos y sobrinos; mientras el Padre Carlos de Santa Teresita leía pasajes de la biblia.

estrella 1.jpg

Familiares y amigos colocaron flores al pie del cartel que luego se descubrió. Una vez culminado el acto, posaron junto a la placa con fotos de Gustavo “Chinito” Arrua, en el momento más emotivo.

El accidente

La tarde/noche fatal fue el 24 de junio de 1991, en el entonces Puente Bailey que se había montado en la ruta internacional.

El paso era de prácticamente una sola mano, cuando Ismael Arrua, padre de Gustavo, intentó cruzar el mismo con su Dodge 1500 en dirección al este. Lo hizo desviando una huella que dejaban los camiones para encarar el paso de un puente de no más de 30 metros. Lo que nunca esperaba Arrúa, era que un automóvil, proveniente del lado contrario subiera al puente a una velocidad imprudente y terminara impactando de lleno con el Dodge.

Si bien Gustavo se encontraba en la parte trasera del auto, por la fuerza de la colisión sufrió golpes internos que posteriormente ocasionaron su deceso.

Dejá tu comentario