Policiales | coronavirus

Siete policías hicieron una fiesta clandestina y le dispararon a los vecinos que los denunciaron

Los peritos que trabajaron más tarde en el lugar hallaron al menos diez impactos de bala en paredes de viviendas contiguas a la casa del policía que realizó la fiesta.

Día a día aumentan los casos de fiestas clandestinas o de personas que sin dudarlo violan el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el presidente Alberto Fernández con el afán de frenar la ola de contagios de coronavirus.

Si bien son muchos los que respetan esta medida de seguridad, cada vez son más los vecinos que rompen las normas que “deberían” se resguardadas por el personal de seguridad. Y es que en las últimas horas trascendió que siete policías realizaron una fiesta con "música alta" en Merlo que se les fue de las manos. De hecho, el hecho contó con el enojo de los vecinos y terminó a los tiros.

POLICIAS 01.jpg
Al menos, existen diez marcas de disparos en los alrededores de la casa del imputado.

Al menos, existen diez marcas de disparos en los alrededores de la casa del imputado.

Todo ocurrió durante la madrugada del jueves, a metros de la esquina de las calles Azopardo e Independencia. De la fiesta participaron siete policías del comando de patrulla de Moreno de la Policía Bonaerense, y dos civiles, los cuales fueron identificados, pero no están detenidos.

Al notar o que estaba ocurriendo, un grupo de vecinos decidió denunciar el hecho al 911, lo que originó una discusión con los agentes que terminó con disparos. Uno de los vecinos aseguró que una de las balas impactó en la luneta de su Volkswagen Fox estacionado en la calle.

LUGAR DE LA FIESTA.jpg
El lugar donde hicieron la fiesta clandestina
El lugar donde hicieron la fiesta clandestina

El hecho quedó en manos del fiscal Fernando Capello, a cargo de la UFI N° 2 de Merlo, quien tras la investigación pertinente le prohibió al dueño de la casa, uno de los policías de 26 años y que prestaba servicio en el comando de patrullas de Merlo, acercarse al barrio.

De esta manera, se tuvo que mudar a otra zona del conurbano. Además, Asuntos Internos decidió desafectarlo de la fuerza y se le inició un sumario interno. También se le secuestró el arma reglamentaria, una pistola Bersa Thunder con cargador y 17 proyectiles.

POLICIAS.jpg
El dueño de la casa es un policía de 26 años que prestaba servicio en el comando de patrullas de Merlo.

El dueño de la casa es un policía de 26 años que prestaba servicio en el comando de patrullas de Merlo.

Luego todos los presentes fueron trasladados a la seccional local para iniciar las actuaciones de rigor, aunque luego cada uno retornó a su domicilio. El oficial de 26 años fue acusado de violar el artículo 205, referido al rompimiento del aislamiento social y obligatorio, y del manejo imprudente de arma de fuego.

Mientras tanto, el fiscal se encuentra investigando el ilícito principal, es decir, el uso no autorizado de arma de fuego contra civiles. Capello imputó al dueño de la casa, mientras que por la violación del aislamiento se encuentran los nueve participantes de la reunión en investigación. Al menos, existen diez marcas de disparos en los alrededores de la casa del imputado.

Dejá tu comentario