Policiales | Violencia de género

Sigue prófugo el violento que atacó a una locutora radial al aire: sus condiciones para entregarse

Siguen buscando al empresario radial que agredió a la locutora. A la víctima la salvaron los oyentes que llamaron al 911 cuando el violento la agredió brutalmente al aire.

Rodolfo Ridao está desaparecido desde el martes, aunque desde la clandestinidad ya contrató a un abogado e hizo circular un audio suyo en el que busca defenderse.

Después de que la Justicia de San Juan librara un pedido de captura para dar con el paradero de Rodolfo Ridao, el empresario radical acusado de agredir a su compañera durante una transmisión en vivo, su abogado pidió la eximición de prisión, mientras las fuerzas de seguridad lo buscan por todas partes sin poder dar con él.

rodolfo-ridao-1-1.jpg

El hecho del que se lo acusa ocurrió el martes a la mañana y se hizo público luego de que un oyente llamara a la policía tras escuchar la discusión entre Ridao y la locutora Claudia Vázquez. En ese audio, se puede oír un violento diálogo entre los dos conductores, mientras que también hay ruidos de golpes de fondo.

Ante esta situación, Vázquez fue hasta la Comisaría de la Mujer para hacer la denuncia por violencia de género y violencia laboral contra Ridao, por lo que la Justicia emitió una orden de captura para poder dar con el sospechoso.

Desde entonces, el empresario se encuentra prófugo, aunque en la tarde del miércoles grabó una audio, que hizo circular entre sus conocidos para defenderse. “La situación fue sacada totalmente de contexto y por supuesto editada y preparada para escrachar, apretar y extorsionar. Hace tiempo que vengo sufriendo una situación muy complicada con Claudia Vázquez, que tenía un espacio acá en la radio y cobraba su publicidad. Ella facturaba y era independiente de la radio”, aclaró en su video.

lesiones.png

Después de esta maniobra, finalmente su abogado, Elmo Migani, presentó en el Quinto Juzgado Correccional un pedido de eximición de prisión, y sostuvo que si se acepta la medida, entonces su cliente se presentará a declarar ante el juez Matías Parrón. De lo contrario, seguirá sin aparecer.

En este contexto, el letrado del empresario sostuvo que su defendido nunca golpeó a la locutora, pero que estaba muy arrepentido de la manera en que la había tratado. "Según relata mi defendido, habría habido cruce de palabras entre esta mujer que denunció y otra locutora de la misma radio, y ello disparó la reacción de Ridao", contó.

vazquez.jpg

"Anímicamente él está muy mal y está buscando estabilizarse. Respecto al hecho en sí no puedo hablar mucho pero él si reconoce que existió un importante exceso verbal, incluso pide disculpas a la locutora y a su familia por su accionar que reconoce que no fue el acorde", agregó.

Para dar con su paradero, las fuerzas de seguridad ya llevaron a cabo cinco allanamientos, entre ellos en la radio, en su casa y en domicilios de familiares, aunque hasta el momento ninguno de los procedimientos dio positivo.

El violento episodio

La discusión entre la locutora y el empresario ocurrió el martes al mediodía, mientras el programa “Las Mañanitas de Bohemia” estaba al aire. Según el audio que trascendió, la conductora estaba haciendo un sorteo, cuando empezaron a escucharse los gritos de su jefe, mientras le tiraba sus pertenencias al piso y le daba golpes de puño a la puerta.

Embed

"Guardá tus cosas ya. No voy a hablar con vos", se escucha que Ridao le gritaba a Vázquez, por lo que ella le decía que se calmara porque estaban al aire. "Estás con gente demasiado buena para vos, basura. Qué tenés que hablar. Sos una hija de puta", le dijo, y sacado, agregó que la iba "a hacer mierda" mientras de fondo se escuchaban fuertes golpes.

La situación resultó tan violenta para los oyentes, que uno de ellos se comunicó con el 911 para dar aviso de lo que pasaba. Ya repuesta, después del brote de su jefe, la locutora fue hasta la Comisaría de la Mujer para hacer la denuncia por violencia de género y violencia laboral contra Ridao y pidió además una restricción perimetral.

Dejá tu comentario