Policiales |

Surgieron datos claves en la autopsia por el crimen de la mujer trans en Paraná

Se conoció la hora del crimen y cómo fue el deceso. Hay rastros, pelos y pericias que serían determinantes

La investigación para aclarar el crimen de la mujer trans en Paraná ingresó en el terreno de la recolección de datos, testimonios y pruebas que permitirían a los investigadores poder llegar a apuntalar la idea de quién fue el autor del homicidio.

Como se sabe Lucía Torres Mansilla – apodada como La Loba- fue encontrada el jueves a la tarde asesinada en el interior de su casa, en calle Ameghino 59 de Paraná.

Del resultado de la autopsia practicada en la morgue de Oro Verde, se determinó que la muerte fue producida por un profundo corte de un arma blanca a la altura del cuello, sobre la médula. Si bien había cerca de unos 20 cortes en el cuerpo, el que le quitó la vida con una lesión en una zona vital, fue uno.

De igual manera, la investigación a cargo del fiscal en feria Gonzalo Badano no descarta ninguna hipótesis, por el momento no se encontraron indicios que se esté frente a un homicidio en ocasión de robo.

Por ello es que se profundizaron las entrevistas al entorno de amistades de la víctima de 36 años.

Otro punto clave en la causa, fue tener certeza del tiempo en que había transcurrido el crimen. Por los estudios de los forenses, se determinó que el asesinato se ejecutó -estimativamente - entre las 30 y 36 horas antes de la localización del cuerpo.

Es decir que si Mansilla fue encontrada sin vida el jueves cerca de las 16, se entiende que pudo haber sido ultimada entre la noche del martes y la madrugada del miércoles 17 de julio.

Tanto desde la fiscalía como de la División Homicidios, se aclaró que en esta parte de la causa se preservarán de detallarse mayores datos a fin de mantenerlos en reservas para asegurar el éxito de la investigación.

Más allá de esto, se pudo conocer que por el trabajo de la Policía Científica de Entre Ríos, se levantaron rastros y huellas (pisadas) ubicadas en el dormitorio.

En una pequeña mancha de sangre se pudo obtener el perfil de un calzado con determinadas características. Sin embargo, se esperarán algunas horas para contar con la información que se brinde desde los Laboratorios de Criminalística respecto al análisis de restos y hasta pelos que se encontraron en las unas de la víctima, como en las manos.

Los vecinos comenzaron a aportar datos que robustecieron la idea que la persona que ingresó a la vivienda conocía a la muchacha.

De esa recolección de información se mencionaron algunos nombres, particularidades, características de los hombres, vehículos que paraban y hasta detalles de la ropa e indumentaria de los asiduos visitantes.

También en los laboratorios se procederá a analizar rastros de sangre encontrados en un par de toallas y en los pisos. Pero a pesar de esto, les llamó la atención a los médicos, la poca cantidad de sangre que se pudo encontrar luego de que la víctima fuera ultimada a puñaladas.

Con el aporte de la autopsia, se pudo entender este detalle: si bien había numerosos cortes y puntazos en el cuerpo, era poca la sangre existente en el piso. Se concluyó que al haber sido una sola la puñalada letal, provocó la emanación de sangre no tan importante como se preveía.

Dejá tu comentario