Policiales |

Tenía arresto domiciliario tras intentar matar a su ex, pero amenazó a la mujer y se transformó en efectiva

Un hombre que está acusado de una tentativa de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género había sido beneficiado con un arresto domiciliario y la colocación de una tobillera, pero incumplió con unas medidas de coerción y se le revocó la medida, pasando a cumplir con 31 días de prisión preventiva.

El hecho ocurrió a principios de agosto, en un domicilio de zona oeste habitado en ese momento por la víctima. Previo a una discusión, el hombre habría intentado apuñalar a su ex pareja a la altura del cuello y producto de ello resultó lesionada en su mano derecha, y fue un amigo del acusado el que lo agarró de atrás y logró disuadir al atacante.

Esta situación fue la que se denunció en un primer momento. Tanto la víctima como el testigo y otras dos personas más declararon la misma versión, casi sin diferencias en sus relatos y por esto, el Juez de Garantías consideró que el detenido debía cumplir un arresto domiciliario y como precaución para controlar sus movimientos se dispuso de una tobillera electrónica.

Lo extraño fue lo que vino después. La mujer y el amigo del acusado, que fue testigo presencial del hecho, cambiaron su historia. Ahora había sido la víctima la que se había cortado sin quererlo. Esto no cayó bien en el Ministerio Público Fiscal, que descreyó de esta segunda versión, que difería mucho de la que cuatro personas habían contado.

Ante esto, el fiscal Facundo Álvarez le requirió al juez de garantías que modificara la medida impuesta al acusado porque resultó infructuosa, ya que era evidente que había influido sobre la víctima y su amigo (testigo). La mujer al ser citada por la Fiscalía reconoció haber cambiado su versión para mejorar la situación del imputado, por el hijo que tienen en común y por temor.

En definitiva incumplió reiteradamente las medidas de coerción impuestas y el viernes el fiscal le solicitó al juez que se le revoquen la medidas de coerción en libertad impuestas por la de Prisión Preventiva por los 49 días que restaban para el vencimiento. El magistrado hizo lugar pero por 31 días. La causa sigue en plena investigación y se espera por las pericias psiquiátricas a la víctima y al imputado; y luego de ello se estaría en condiciones de requerir el elevamiento a juicio.

Dejá tu comentario