Policiales |

Tenía un pedido de captura desde 2018, lo atraparon y lo condenaron por reincidente

José Alberto Waller se encontraba prófugo de la Justicia desde hacía varios meses. Su cómplice, Marcos Hugo Galusso Sousa, había sido condenado el año pasado por haber robado garrafas en septiembre de 2017 en el depósito Carboleña. Ambos habían sido detenidos, pero solo uno se presentó al juicio.

Waller ya cumplió una condena a 6 meses de prisión efectiva por el robo de un stereo en 2016 y tras ser vinculado a varios hechos delictivos, se lo había declarado en rebeldía y existía un pedido de captura desde mayo de 2018.

Pero la vida delictiva de este hombre de 33 años comienza mucho antes. El 25 de septiembre de 2017, Waller y Galusso escalaron el muro perimetral del depósito Carboleña durante la madrugada y sacaron hacia la calle una garrafa de 10 kilos y de tres paquetes de girasoles de 24 unidades. Estos objetos fueron dejados en la parte externa de un rancho en calle Federación, entre Córdoba y Alsina.

Galusso fue descubierto escondido en una obra en construcción lindante al galpón, en tanto Waller fue capturado en inmediaciones de Schachtel y Córdoba. El uruguayo de 41 años fue el único que se presentó a juicio en mayo de 2018 y recibió una pena de 8 meses de cárcel, en tanto su cómplice prefirió no acudir a la audiencia y se lo declaró en rebeldía.

Es que Waller siguió engrosando su curriculum delictivo previo a ese juicio. El 17 de octubre de 2017, menos de un mes después de haber sido detenido por el robo de las garrafas, sustrajo varias herramientas de una obra en construcción ubicada en calle Los Pinos, e ingresó a la obra y ocasionó daños en vidrios de una ventana.

El 22 de diciembre de 2017, rompió la cerradura de un automóvil Fiat Regata estacionado en calle San Luis al 450. Intentó llevarse varios elementos que se encontraban en su interior, como ser una rueda de auxilio, un gato hidráulico, una pinza pico de loro y un destornillador. Fue sorprendido por el dueño pero alcanzó a escapar.

El 11 de julio de 2019, se metió en una casa en el Barrio 220 Viviendas, sobre calle 3, y se llevó una moto Yamaha Cripton que la dueña de la vivienda había dejado estacionada sin medidas de seguridad en el patio delantero de la propiedad. Finalmente fue detenido cuando la Policía fue alertada sobre la presencia de un sospechoso en el barrio San Isidro, más precisamente en calle Córdoba y Los Timbúes, que había descartado una moto y había sido retenido por dos personas hasta la llegada del patrullero.

Desde entonces quedó alojado en la Jefatura de Policía y el 29 de julio se realizó un juicio abreviado por todos los hechos que se le responsabilizaban. Estaba imputado de robo simple (2 hechos, uno de ellos en grado de tentativa), daño simple, violación de domicilio y hurto simple, y tras la realización de un juicio abreviado, la fiscal Lucrecia Lizzi y el defensor Martín Clapier acordaron una pena de 8 meses de prisión efectiva que ya cumple en la Unidad Penal 9.

Dejá tu comentario