Me-Gusta-960x120-CARO
Policiales | Concepción del Uruguay | Policía de Entre Ríos

Tercer descubrimiento consecutivo de cocaína en campos entrerrianos

La droga fue hallada en un campo lindero al que encontraron el primer y segundo cargamento días atrás. Investigadores buscan reconstruir la hoja de ruta de la aeronave que trasladaba la droga.

El hallazgo de 43 kilos de cocaína (valuados en 430.000 dólares) que se produjo el miércoles último en una estancia del departamento Uruguay, en inmediaciones de colonia Sagastume, empieza a tener ramificaciones que alcanzan a narcotraficantes de Corrientes, vendedores y uno o más socios que operarían en Concepción del Uruguay, reveló este sábado el diario La Calle.

Mientras circulaba la noticia de que peones rurales habían encontrado droga oculta, la Policía de Entre Ríos se desplegó en la zona para intentar dar con dos sospechosos que se escondieron en la densa oscuridad del campo y acabaron escapando por un arroyo cercano.

Este jueves, a unos 400 metros del lugar donde los peones que se disponían a trillar un campo de la Estancia Santa Rosa, encontraron una bolsa de arpillera plástica con 40 envoltorios de cocaína, los uniformados descubrieron otros dos bultos más con la misma sustancia. Luego, cuando fueron peritados, se constató que el nuevo hallazgo alcanzaba los 5,5 kilogramos.

Este viernes por la noche, los trabajos en la zona rural continuaban, con la intención de relevar indicios y materiales probatorios que contribuyan a dar con la banda de narcotraficantes.

Según la hipótesis que ha ido ganando más fuerzas con el correr de las horas, la droga encontrada hasta el momento y cuyo valor sería superior a los 500.000 dólares, habría sido arrojada desde una avioneta en un punto exacto de la Estancia Santa Rosa, donde sería recogida luego por un tercero. El método es el habitual en este tipo de ilícitos y que se han podido conocer y desarticular en Entre Ríos a raíz de otros casos, como éste, desbaratados por el azar o la mala suerte de los narcos.

Según la experiencia de los investigadores, una vez lanzados desde el aire, los bultos son levantados por otros socios o intermediarios, quienes luego se encargan de distribuir la sustancia ilegal por vía terrestre.

Durante estas maniobras, en la jornada del viernes, la fuerza de seguridad provincial realizó un tercer descubrimiento de cocaína, en esta oportunidad en un campo lindero y la cantidad quedó establecida en cinco kilos más.

De tal manera, la Policía logró decomisar hasta el momento 53,5 kilos de cocaína, valuados en 535.000 dólares en total. Una cifra muy relevante para la historia del narcotráfico en la zona, casi sin antecedentes inmediatos de los que se puedan dar cuenta. Seguramente, por el volumen de la fallida operación, no resultará difícil cuando lleguen a manos de la Justicia Federal los datos solicitados a los diferentes organismos de control, además de bancos y entidades crediticias, entrecruzar toda esa información y comprobar cuántas personas en esa ciudad pudieron realizar un movimiento de dinero tan importante en las últimas semanas. Porque está claro que 50 millones de pesos para pagar más de 50 kg de cocaína no es una suma que puedan reunir muchos contribuyentes. Pese a que según consignó una fuente a ese medio, “los narcos de Paraguay, que es de donde proviene por lo general este tipo de mercadería que llega a Entre Ríos, paga al contado, a lo sumo en dos pagos: 50% por adelantado y el resto al contado”. Según la misma fuente, la Policía ya debe estar reforzando algunos controles y posible focos de botín porque cuando se desmorona un golpe como éste, hay alguien que pierde muchísimo dinero y no tarda en involucrarse en otro ilícito para intentar recuperar parte de lo perdido”.

El Diario La Calle accedió a versiones que fueron vertidas off the records y que apuntan a que las personas que fueron vistas en primera instancia en la zona y que se dieron a la fuga, serían oriundas de la provincia de Corrientes y habrían tenido el rol original de trasladar la cocaína hasta un proveedor que posiblemente viviría en Concepción del Uruguay. Sin embargo, estos datos no han sido confirmados oficialmente, puesto que en el Juzgado y la Policía, existe un comprensible silencio con el fin que no se produzcan eventuales incidentes que obstaculicen la investigación.

Lo que sí trascendió es que se estaría trabajando en la posibilidad de reconstruir la hoja de ruta de la aeronave que habría transportado la droga. Para esto, es de vital importancia los datos que puedan llegar a brindar un control aéreo. Aunque hubo trascendidos respecto de que habría un radar que funciona durante ocho horas por día en el departamento Concordia y que tendría alcance hasta esta zona, pero fuentes del Ministerio de Defensa de la Nación consultadas por La Calle lo negaron de manera rotunda. “El macrismo, con Patricia Bullrich a la cabeza sólo instaló un radar en sus cuatro años de gobierno. Y fue por exigencia del G20”, se señaló. Dicho radar operaría en Villaguay.

Por último, si bien la fiscal del caso, Josefina Minatta, desligó de la investigación a los actuales dueños de donde aparecieron los 43 kilos, ya que habían realizado denuncias previas sobre movimientos nocturnos extraños y vuelos de avionetas, La Calle accedió a un dato que despierta interrogantes y parece ser algo sugestivo: el anterior dueño le había puesto de nombre “La Blanca”.

Dejá tu comentario