Me-Gusta-960x120-CARO

Tras el furor por las criptomonedas: ¿qué se puede esperar de bitcoin en este 2021?

Luego de un año inaudito en la historia reciente de la humanidad, hubo un instrumento financiero que alcanzó rendimientos históricos y que logró sorprender tanto a propios como extraños. Estamos hablando, claro, de bitcoin. La más popular de las criptomonedas se encuentra en el centro de la escena y cada vez son más los sectores que se preguntan qué sucederán con ella mientras el planeta sigue haciéndole frente a la pandemia de Covid-19. ¿Qué se puede esperar de cara al 2021?

Si nos remontamos al principio de esta historia, podremos recordar que las criptomonedas llegaron como un instrumento atípico al mundo financiero. Considerado poco serio o como una simple burbuja, los grandes inversores y personas reconocidas del mercado le daban la espalda tanto a bitcoin como a otras criptomonedas menos conocidas. Sin embargo, poco más de una década después, el panorama ha cambiado de forma drástica: hoy todo el mundo sabe de qué se habla cuando se habla de criptomonedas, así como también es mucho más sencillo operar con ellas. Sin ir más lejos, es posible comprar bitcoin con paypal u operar con ella desde cientos de plataformas.

No resulta un dato menor que en medio del peor año de la historia reciente de a humanidad como lo fue el 2020 con el arribo de la pandemia de Coronavirus, este instrumento financiero pudiera evadir los efectos adversos de la recesión generalizada que azotó tanto a las principales potencias del mundo, como a las economías emergentes y al sector privado. La razón de este particular fenómeno se debe a las características intrínsecas de esta criptomoneda: su relativa autonomía de la agenda caliente global le permite sufrir mucho menos los impactos y la volatilidad de toda época de crisis. En ese sentido, se dice que el año pasado fue el gran examen que todavía le quedaba por rendir a bitcoin y a otras monedas para recibirse como instrumento financiero confiable.

A ello debemos sumarlo dos factores para nada menores: su naturaleza 100% digital, la cual nos permite operar con ellas desde cualquier lugar del mundo y en todo momento, algo que en estas épocas se valora el doble, al mismo tiempo que ha permitido que la economía de muchos emprendimientos e inversores no se vea del todo dañada. Por otra parte, al ser un instrumento que no depende de ningún Estado ni organismo regulador, nos encontramos ante una mayor transparencia y previsibilidad si se lo compara con otras vías de inversión.

Así entonces, de cara a este 2021, bitcoin se proyecta para tener un gran año y para comprobarlo alcanza con ver lo ocurrido durante las primera semanas, en donde su valor tuvo un alza de más del 50%, algo que es muy difícil de encontrar en la economía actual. La mayor visibilidad que le están dando los medios de comunicación, así como las declaraciones y acciones de pesos pesados dentro del mercado internacional no hacen más que aumentar la demanda sobre este instrumento que por ahora no tiene un techo cercano.

Dejá tu comentario