Ciudad |

Tras el reclamo, el Municipio arregló el problema de la calle 17 de Agosto

Habitantes de la zona sudeste se habían quejado porque con cada tormenta la cuadra se transformaba en un pantanal a pesar de tener cordón cuneta. Era por culpa de un montículo de tierra que no permitía escurrir el agua. "Estamos muy agradecidos", expresaron los vecinos. b

La voz de alarma la dieron los vecinos de la calle 17 de Agosto, entre Galeano y Samaniego, en la zona sudeste de Gualeguaychú. Y el problema era simple y sencillo: ante cada aguacero caído en la ciudad, la calle se transformaba en una auténtica pesadilla.

Es que cuando llegaba una tormenta a la ciudad, el agua que venía en bajada se encontraba con un montón de tierra que le impedía salir y se comenzaba a estancar, inundando poco a poco primero la calle y luego las veredas, llegando incluso al borde de las casas cuando las lluvias eran prolongadas en el tiempo.

ANTES

Embed

Pero ahora, todo eso al parecer es parte del pasado: notificados por el reclamo, la Dirección de Planeamiento ordenó el inmediato arreglo del problema y mandó a la maquinaria municipal para que haga todo lo necesario para que haya una solución el miércoles mismo.

A primera hora de la mañana, las topadoras y los operarios municipales ser hicieron presentes y se pusieron mano a la obra para despejar el montículo que obstaculizaba el cordón cuneta. “Estamos muy agradecidos” expresaron los vecinos de la zona sabiendo que en la próxima tormenta todo será diferente.+

DESPUÉS

Embed

“Cuando llovía más de diez minutos sin parar se me inundaba hasta el portón de mi casa. El montículo de tierra hacía que no exista una salida para el agua, entonces desde la mitad de la calle de mi cuadra hasta donde yo vivo se transformaba en terreno intransitable. No podía entrar ni salir de mi casa, porque al estar el montón de tierra toda el agua que venía en bajada se estancaba ahí”, contó María Alejandra Velázquez a ElDía.

En este caso, la vecina de la zona sudeste esta doblemente agradecida, ya que no sólo ahora ella podrá salir de su casa con tranquilidad los días de lluvia sino que la cuadra intransitable no será más un obstáculo para que su madre, que tuvo un ACV con infarto cerebral y que además tiene Alzheimer con demencia, deba dejar de recibir su tratamiento.

Embed

“El neurólogo de mi mamá me dijo que es imprescindible que la lleve todos los días al kinesiólogo para que no se le sigan muriendo las neuronas. Tiene que estar en movimiento, estar en actividad y haciendo ejercicios específicos, pero con la calle en ese estado no podía hacer nada. No podía llevarla en silla de rueda por el barro, y además las ambulancias no querían entrar tampoco. Pero espero que todo eso ahora sea parte del pasado”, relató.

Dejá tu comentario