Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Argentina | Estados Unidos

Un gualeguaychuense relató un estremecedor aterrizaje forzado en EE.UU.

Un desperfecto eléctrico puso en vilo a toda una tripulación. Uno de los pasajeros era Alejo Lizzi,, un gualeguaychuense que regresaba de sus vacaciones en Orlando e iba a realizar una escala en Houston. Un vuelo de United debió aterrizar forzosamente.

Alejo Lizzi relató todo lo vivido a través de sus redes sociales, para llevarle tranquilidad a sus familiares y amigs. Pero el momento que vivió él y todos los pasajeros del vuelo fue realmente aterrador.

ElDía conversó con Alejo para conocer detalles de aquel complicado momento que vivió en los Estados Unidos. El domingo a las 20 salió el vuelo y cerca de las 22 ya habían cenado. Muchos se disponían a dormir para llegar cerca de las 8 am a Buenos Aires.

"En ese momento empecé a escuchar mucho murmullo por los parlantes... me desperté y veo que las luces se prendían y se apagaban. Me acerqué al sector de primera clase y ahí fue cuando grabé el video que subí a mis historias. Hablaban en inglés y yo no estaba escuchando, pero notaba mucha alteración y veía a las azafatas que iban y venían", comenzó a contar Alejo a ElDía.

"Después escuché en español que había un problema técnico y que teníamos que volver. Ahí entendí que el avión se podía caer y podíamos no llegar a destino", dijo el gualeguaychuense.

En ese momento tomó la decisión de regresar a su butaca, ponerse los auriculares con música y comenzar a rezar.

Finalmente se dio un fuerte aterrizaje: "Fue muy feo, fue fuerte y notábamos que el trato de las azafatas era malo y que nunca es así".

"Una vez que habíamos aterrizados, muchos empezaron a quejarse, a reclamar. Yo pensé que iba a pasar una noche de hotel en Houston pero era un día feriado en Estados Unidos y estaba todo colapsado. La aerolínea nos dio un voucher para pasar la noche pero nadie consiguió habitación, así que pasamos la noche tirados en el aerpuerto", contó Alejo.

"Nadie pudo dormir. Todos estábamos con una sensación espantosa. Pasamos la peor hora con mucho, mucho miedo. Pero como le dije a mis amigos: lo que no te mata, es anécdota y finalmente, luego que se revisó la aeronave, pudimos regresar a Argentina".

Dejá tu comentario