Me-Gusta-960x120-CARO
Policiales |

Un partido de fútbol terminó con hospitalizados y heridos de balas de goma

Una cargada de un jugador al equipo rival desató la locura y las agresiones.

9 de Julio de Colonia Ayuí y Wanderer’s de Concordia jugaron este miércoles en la cancha de Libertad. El encuentro comenzó pasadas las 17 y terminó en un empate por 3.

Estos equipos luchan por quedarse en primera y evitar el descenso y la definición se está resolviendo con un triangular en el que participan el equipo de la Colonia, el Bohemio y La Bianca. En el primer encuentro, el conjunto de la ciudad satélite le ganó al de Ayuí 3 a 2 y lo dejó complicado. Con este panorama, los que venían de la derrota necesitaban ganar o, al menos, conseguir un punto y esperar que Wanderer’s jugara el sábado.

Todo estaba tranquilo. Durante el primer tiempo el conjunto aurinegro hizo 3 goles que lo hicieron sentir cómodo en el partido. Al minuto del segundo tiempo se quedaron con 10 jugadores, tras la expulsión de Kevin Salinas y todo cambió. Con una ráfaga de goles que llegaron desde el minuto 29 en adelante, 9 de julio puso el 3 a 3 que fue resultado definitivo.

Tras el pitazo final, llegaron los problemas. Franco Rolón, arquero de Wanderer’s hizo señas a los jugadores de Ayuí, que respondieron con empujones. En ese momento, algunos simpatizantes del bohemio saltaron el alambrado y se sumaron al grupo que se estaba peleando. La Policía intervino, y sacó a los jugadores de 9 de julio del campo de juego. Entre empujones, también separaron a algunos simpatizantes.

Mientras los efectivos policiales hacían eso, algunos hinchas del conjunto de la Colonia fueron en busca de los aurinegros y se desató el caos. Jugadores intentaron separar las peleas, mientras la Policía intervenía con golpes de bastón, y luego con disparos de bala de goma.

Embed

Como resultado del enfrentamiento y la intervención policial, dos jugadores, Federico Batista y Jonathan Fernández, fueron trasladados al hospital. Batista fue atendido y pudo recuperarse, Fernández perdió el conocimiento y trataban de reanimarlo. Además, el presidente de 9 de Julio, Carlos Benítez, también terminó con un golpe en la cabeza e inconsciente y fue trasladado al hospital.

En tanto, Oscar Cumbá, jugador bohemio, terminó con un impacto de bala de goma y Julio Leonardi, DT de 9 de julio, con dos impactos en sus piernas; entre otros que también habrían recibido ese tipo de balazos.

El sábado, durante el partido final de la B, por el ascenso, jugadores de Ferrocarril y Juventud Unida de Benito Legerén también habían protagonizado una pelea. En esa oportunidad también ingresaron hinchas a golpear jugadores, saltando el mismo alambrado que durante este miércoles.

Dejá tu comentario