Policiales |

Un policía intentó amedrentar a unos barras que se peleaban, pero mató a un inocente

El joven fallecido, vecino de la zona, tenía 31 años, era padre y trabajaba como jornalero. La investigación de los hechos quedó en manos de peritos de Gendarmería Nacional. La efectiva declaró que la muerte fue accidental debido a que ella había disparado al aire.

El domingo por la tarde, en Concordia, una policía mató a un vecino de un disparo en el pecho con su arma reglamentaria cuando intentó amedrentar a un grupo de barrabravas que participaban de una gresca. El hecho ocurrió en calle Concejal Veiga y Doctor Florenza, en la zona de la sede de UNER de Concordia.

Según los primeros testimonios recogidos en el lugar de los hechos, en el lugar se enfrentaban integrantes de dos bandas, una de vecinos de inmediaciones de la ex cancha de Independiente y la otra comandada por una familia de calle Teniente Ibañez.

Por el lugar pasó una mujer integrante de la Policía de Entre Ríos en motocicleta que se bajó e intentó calmar a los contrincantes, pero la situación la desbordó y decidió sacar su arma reglamentaria y efectuar disparos al aire. Pero una de las balas o una esquirla impactó en el pecho de un vecino que vivía frente al lugar de los hechos y que no pertenecía a ninguno de los bandos enfrentados.

Luego de esto la situación se desbordó por completo y los integrantes de alguna de las dos barras incendiaron la motocicleta de la mujer policía.

La víctima fue identificada como Miguel Angel Varela, de 31 años. Su hermana, María Varela dijo que la policía quedó en el medio de las piedras y fue ahí cuando tiró, señalando que todo había comenzado minutos antes de las 8 de la mañana, con una serie de gritos. “Es ahí donde me acerco a la ventana y veo que estaban a los piedrazos desde una esquina a otra. Fue en ese momento cuando pasa por el lugar una efectiva de la Policía de Entre Ríos y se baja de su moto para intentar calmarlos, pero no le hicieron caso y se armó peor. Entonces, la policía quedó en el medio de las piedras que tiraban desde todos lados. Se paró enfrente a mi casa y tiró, me parece que dos tiros y se vino para nuestra vereda. A la par que viene mi cuñado y me dice: tu hermano está tirado en el piso con un tiro en el pecho”, relató a Diario Río Uruguay.

Por su parte, Rubén Varela, padre del joven fallecido dijo que son comunes en el barrio las peleas entre patotas a la salida de los boliches, y que los vecinos están cansados, entre ellos su hijo. “Él siempre buscaba la manera que se apaciguarán las cosa; y liga una bala de rebote en el medio del pecho, que termina con su vida”.

El joven fallecido era padre y trabajaba como jornalero. La investigación de los hechos quedó en manos de peritos de Gendarmería Nacional.

Dejá tu comentario