Policiales | Unidad Penal

Un preso, una faca y la guardia armada: la verdad detrás del enfrentamiento en la UP2

Según testimonios de testigos y protagonistas de lo vivido en la cárcel de Gualeguaychú, se pudo reconstruir lo sucedido en la noche del lunes, que terminó con uno de los presos internado en el Hospital Centenario.

Según testimonios de testigos y protagonistas de lo vivido en la cárcel de Gualeguaychú, se pudo reconstruir lo sucedido en la noche del lunes, que terminó con uno de los presos internado en el Hospital Centenario.

La Unidad Penal Nº2, ubicada en el corazón del Barrio de Pueblo Nuevo, fue noticia el lunes por la noche, debido a una serie de hechos en los que agentes del Servicio Penitenciario debieron recurrir al uso de la fuerza para reducir a un interno de frondoso prontuario que los amenazó con una faca. El preso, oriundo de Paraná y habitué de unidades carcelarias desde muy joven, finalmente pudo ser reducido.

Todo comenzó en horas de la tarde, cuando personal del Servicio Penitenciario advirtió que podría registrarse un incidente entre un interno del Pabellón 1 con otro del Pabellón 6. Los reclusos de estas dos secciones pueden llegar a cruzarse durante los días de visita, por lo que los guardiacárceles deciden actuar.

Lo primero que hicieron fue individualizar al preso del Pabellón 6 que pretendía pelearse con el del Pabellón 1. Una vez identificado, lo redujeron por medio de la fuerza y se lo retiró a otro lugar de la unidad penal, a los fines de evitar un conflicto mayor.

unidad penal 2 4

Sin embargo, esto no terminó aquí, sino que comenzó una de las partes más extrañas de historia: cuando el preso del Pabellón 1 que pretendía pelearse se enteró que su contrincante fue reducido, comenzó una enfática protesta. Tanto lío hizo que sus propios compañeros del pabellón le dijeron que termine con los insultos y las amenazas, y se vaya a dormir.

Y ahora sí, la parte desesperante de todo esto: finalmente, los celadores intentaron llevárselo, y fue entonces cuando el preso sacó una faca que tenía escondida y redujo al personal carcelario. Por protocolo, los empleados de la cárcel no portan armas de ningún tipo, y ante hechos como este deben llamar a la guardia armada.

Lo cierto es que el preso salió del Pabellón 1 armado con la faca en la mano, amenazando a los celadores desarmados. Al mismo tiempo, desde el interior del pabellón recibió una especie de lanza con un elemento cortante, con el cual amenazó a los agentes de la guardia armada, quienes al ver que el sujeto no obedecía las órdenes, comenzaron a disparar balas de goma. La balacera redujo al recluso, que luego fue derivado al Hospital Centenario, donde se encuentra con una custodia permanente.

En lo que respecta al oficial herido, durante los disturbios las autoridades afirmaron que no fue herido con una faca sino con la malla de un reloj que el preso usaba.

El interno que terminó internado es de Paraná y habría sido protagonista de recordados incidentes en el penal de Victoria. Según lo informado a ElDía ha cumplido condenas en distintas unidades y desde hace un tiempo se encuentra en Gualeguaychú.

Este no fue el único incidente en la provincia, también se registró un “fuerte reclamo de internos del Pabellón 4 por mejores condiciones en la Unidad Penal 1 con asiento en Paraná”

Dejá tu comentario