Actualidad |

Un yanqui le hizo bullying al cronista de TN que fue a EE.UU. a cubrir el huracán Dorian

José Bianco entró a un bar para dialogar con los lugareños sobre el inminente paso de la poderosa tormenta. Pero no la pasó bien.

El cronista de TN José Bianco no imaginaba que se iba a encontrar con ese recibimiento cuando entró a un bar en Wilmington, Carolina del Norte (Estados Unidos). En esa ciudad se espera el inminente arribo del huracán Dorian, que recuperó la categoría 3 y amenaza con causar dramáticos destrozos, sin embargo en el recinto no había miedo. El clima que encontró allí el notero fue bien distinto a lo que esperaba y el trato que le dieron fue tan hostil que terminó huyendo algunos minutos más tarde.

"Vengan, ahora hay menos gente pero recién había mucha gente acá tomando un trago", anunció Bianco mientras ingresaba en uno de los pocos locales abiertos de la región. Las calles están vacías y la ciudad se muestra desértica, pero en el bar parecía que no había preocupación.

jose-bianco-entro-a-un___18aSNDM7g_720x0__1.jpg

"¿Qué están haciendo?", preguntó el notero a un joven que aseguró saber "un poquito" de español. El muchacho miró a sus amigos, levantó los hombros y lanzó un irónico: "tomando". El notero empezó a darse cuenta que la entrevista no iba a ser sencilla cuando consultó si sabían de la peligrosidad del huracán y la respuesta fue: "Sí". Después trató de averiguar si las ventanas del local estaban preparadas para recibir la poderosa tormenta, pero tampoco tuvo una respuesta precisa.

Entonces se apartó del grupo y mirando a cámara le habló a Pepe Gil Vidal, que conducía desde Buenos Aires: "No saben que viene algo que ha dejado un tendal de muertos en las Bahamas y que todavía no ha perdido fuerza. Yo lo digo en serio, estuvimos en Florence, que era categoría 1, el año pasado y dejó la ciudad destrozada. Esto es categoría 2 y promete pasar muy cerca si es que no toca este mismo lugar donde estamos ahora".

Justo en ese momento, uno de los muchachos se levantó de su silla y fue caminando hacia Bianco, que estaba de espaldas y no lo vio venir. El hombre se acercó al micrófono e hizo el gesto de "fuck you" al tiempo que insultó a la cámara.

Embed

Sorprendido pero rápido de reflejos, el cronista reaccionó: "Ahí está y dicen malas palabras a cámara". Luego, agregó: "Y malas palabras fuertes, por suerte lo dijo en inglés". No había más qué hacer allí, así que el periodista de TN escapó. Pero cuando se iba fue abordado por una joven que también esperaba su momento para burlarse del notero que ya estaba visiblemente incómodo.

"Hola. Me llamo Morgan, como el capitán", le dijo la chica pero Bianco ya tenía decidido irse y no detuvo su marcha. "Están todos muy contentos", cerró mientras abandonaba el bar sin entender la extraña calma de los lugareños.

Dejá tu comentario