Ciudad | Medioambiente | Martín Piaggio

UPM2: El Municipio vuelve a pedir que se cumpla el Tratado del Río Uruguay

La noticia de la construcción de una nueva pastera en la República Oriental del Uruguay encendió alertas en la ciudad. Una vez más se solicitará que se cumpla con lo estipulado en el Tratado del río compartido, a fin que el Estado argentino conozca detalles del proyecto y su impacto en el ambiente.

Los pedidos en Cancillería argentina y en la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) estaban hechos. Desde el Municipio, con el intendente Martín Piaggio a la cabeza, habían solicitado información oficial acerca de un proyecto que se venía conociendo pero de manera informal.

Pero este martes el comunicado fue oficial: Se construirá una segunda pastera en Durazno. La firma finlandesa UPM invertirá 2.700 millones de dólares en la construcción de una planta de celulosa de eucaliptus con capacidad de 2,1 millones de toneladas.

Desde el Ejecutivo Municipal recordaron que desde hace varios meses vienen solicitando de manera oficial información al respecto.

El impacto de la noticia toma mayor relevancia dado que los efluentes de la nueva planta desembocarán en el río Negro, afluente del río Uruguay. En diálogo con UNO, el intendente de Gualeguaychú manifestó que “veníamos manteniendo reuniones y habíamos solicitado días atrás un nuevo encuentro con la delegación argentina de la CARU y la Cancillería. También elevamos a la Secretaría de Ambiente de la provincia para que tome rápidamente cartas en el asunto, porque habíamos convenido entre todos que cuando tuviésemos datos algo más certeros de esta confirmación, rápidamente los responsables de nuestro Estado nacional se muevan para poder hacerse de este proyecto, y que como corresponde, pasara por el ámbito de CARU para ser analizado, donde Argentina pueda dar su opinión y veredicto”.

“Habíamos quedado en que se le solicitaba al gobierno uruguayo novedades, y no había aún ingresado por la vía formal en la CARU el proyecto de esta segunda UPM. Entonces solo nos manejábamos con los trascendidos mediáticos y alguna información más, de diferentes resoluciones y decretos que teníamos de Uruguay. Ahora que públicamente se manifiesta que se inicia el proyecto, imaginamos y tenemos muchas expectativas que las autoridades argentinas como corresponde, pidan de mínimo intervenir en el análisis del proyecto”, remarcó Piaggio.

En este sentido, vuelve a tomar relevancia el Tratado del Río Uruguay, donde se fijan las bases del uso de las aguas compartidas entre ambos países.

Piaggio insistió en la gravedad de este emprendimiento sobre el cauce de un río “con serios problemas de contaminación”, como el río Negro. “El gran drama, independientemente que es un río interno del Uruguay, es que el río Negro al que desembocarían los efluentes de esta nueva pastera, tiene serios problemas de contaminación y de sobre carga de material orgánico desde hace mucho tiempo, expresado como información pública por parte de la Dirección Nacional de Ambiente de Uruguay”, mencionó.

¿Qué opinan los vecinos?

El Día consultó a los vecinos que caminaban por 25 de Mayo y Urquiza acerca de la instalación de una nueva papelera en la República Oriental del Uruguay con una inversión varias veces millonaria. Las personas de entre 30 y 50 años, no se mostraron sorprendidos por la radicación de una nueva planta finlandesa; en tanto que varios jóvenes adujeron “no conocer del tema”.

Nelson Chesini, un hombre más de 80 años, señaló que “estuvo en todos los cortes, protestando contra Botnia y contra nuestros gobiernos nacionales que permitieron que este tipo de industrias se radicasen”.

Dijo que conoce el río Uruguay desde pequeño. “Lo conozco desde el sur, dado que a los 14 años comencé a trabajar en las pesquerías”. Acotó que en aquellos años “vivía en el campo y una de las fuentes de trabajo estaba en la pesca cuando se sacaban 120 carradas de pescado por lance”. Opinó que con la construcción de la represa de Salto Grande el río se “ensució y bajó notablemente la pesca y los recursos de semejante caudal de agua”. Dijo que los fineses se sacaron de encima las pasteras y las “colocaron en Sud América con tecnología que no es de punta como ellos mismos indican”.

Por otra parte, manifestó que tiene “amigos que pescan en el Uruguay y sacan peces con las agallas negras por la contaminación, podridos en vida”. El Uruguay y la zona se “han transformado en una cloaca y si no hacemos algo en lo inmediato, las generaciones presentes y las futuras van a sufrir terribles consecuencias”, cerró.

Dejá tu comentario