Ciudad |

Volvió la floración de algas al Río Uruguay: piden que se evite todo tipo de contacto

En una recorrida, se vio la presencia del verdín en una amplia zona. Los especialistas advierten que estas cianobacterias pueden causar picazón, ardor e irritación de las mucosas en los casos leves, y diarreas, vómitos, hemorragia hepática e insuficiencia renal o respiratoria en los graves.

Las aguas del río Uruguay, fundamentalmente en la costa, volvieron a teñirse de verde, generando preocupación en quienes viven a la vera. Según lo informado, la floración de algas –comúnmente denominado verdín–, aparece todos los años, pero desde hace dos temporadas que se mantiene más tiempo.

En una recorrida realizada por ElDía aguas arriba y en arroyos que desembocan en el mismo, la presencia del verdín es indisimulable, fundamentalmente en donde el agua no corre demasiado y queda estancada. También queda la marca en la orilla, luego de la bajante más importante que experimentó en los últimos años.

Los especialistas advirtieron que hay que evitar todo tipo de contacto cuando el agua presenta estas características, ya que su coloración indica la presencia de cianobacterias las cuales son neurotóxicas y hepatotóxicas.

Los impactos que genera en la salud el contacto con estas aguas, según el Manual de Buenas Prácticas sobre floraciones algales en el río Uruguay publicado por la CARU, van desde reacciones leves como picazón, ardor e irritación de las mucosas en oídos, ojos y nariz, náuseas; hasta moderadas y graves como diarreas, vómitos, mareos, alergias, hemorragia hepática e insuficiencia renal o respiratoria.

El río, custodiado por Prefectura Naval Argentina, tiene muy poca circulación de embarcaciones. Solo los pescadores artesanales y los buques que transportan rollizos de madera y pasta celulósica desde y hacia la pastera UPM (ex Botnia) son los únicos que agitan las aguas en estos días de cuarentena.

Precisamente, grupos ambientalistas denunciaron que el funcionamiento de la papelera ubicada en Fray Bentos, República Oriental del Uruguay, podría ser una de las responsables del cambio en el comportamiento de las floraciones algales del Uruguay, sobre todo este año, con la antes mencionada bajante histórica que sufre el río, el cual ostenta los niveles más bajos de los últimos 50 años.

Pero no es sólo la pastera a la única que responsabilizan por la presencia prologada del verdín y el resto de las contaminaciones que sufre el Río Uruguay: salvo Gualeguaychú, el resto de las ciudades costeras vuelcan sus efluentes cloacales al río, a lo que debe sumarse la deforestación en amplias regiones de Brasil, el uso de la tierra para la agricultura industrial de soja, maíz y arroz, los monocultivos forestales y la producción de cítricos con sus correspondientes “paquetes tecnológicos basados en compuestos fosforados y nitrogenados”, sin obviar la construcción de represas en regiones cálidas.

Dejá tu comentario