Opinion | glifosato | Gualeguaychú | papeleras

22 de abril - Día Mundial de la Tierra: "Hagamos un homenaje a la Tierra en la que deseamos vivir"

Por Jorge Maradey*

Esta fecha tiene como propósito generar una conciencia planetaria mundial sobre la urgencia de cuidado que demanda la Madre Tierra y una reflexión por añadidura sobre los daños que le hemos ocasionado a nuestra casa común, englobando en este fenómeno desde el agotamiento de los recursos naturales, la contaminación del suelo, del aire, de la flora, el agua hasta la extinción y depredación masiva de especies.

En este contexto de emergencia mundial, emerge una certeza en medio de este insólito ensayo de aislamiento social para enfrentar la pandemia: los seres vivos de este planeta formamos parte de una misma familia universal, una comunidad terrestre cuyo bien común más preciado es la salud en cualquiera de sus manifestaciones, por encima de la economía y otras prioridades.

Hoy que la salud se encuentra en estado de alerta, advertimos también que la naturaleza se toma un respiro y nos regala postales inéditas de paisajes limpios, animales salvajes en ciudades, aguas cristalinas y otros fenómenos a los que no estábamos acostumbrados. Este cese de actividades humanas tuvo como correlato una recuperación notable de ambientes naturales, una cachetada de realidad que nos enseña que nuestro bienestar está íntimamente relacionado con la salud de la Pachamama, como la nombran los pueblos andinos.

Los gualeguaychuenses sabemos muy bien lo que es dar batallas en defensa de nuestro medio ambiente. Por nombrar algunas experiencias, vale mencionar nuestro antecedente de lucha contra la instalación de las papeleras de Botnia y las históricas marchas en el puente. Nuestra comunidad organizada plantó una semilla que hoy marcan el norte a nuestros hermanos latinoamericanos, cuando prohibimos el glifosato en todo Gualeguaychú por considerarlo cancerígeno o cuando ganamos una batalla judicial contra el avance del emprendimiento privado Amarras que pretendía avanzar sobre un humedal maravilloso para construir un barrio náutico. Esta autodeterminación en pos de un ambiente sano ha generado acciones municipales tendientes a una gradual activación de políticas agroecológicas entre los que se destaca el Plan Alimentario Seguro, Sano y Saludable (PASSS), además de otros programas basados en el consumo racional de los recursos, como el Ecoparque, el Plan Energético sustentable y el Sistema alternativo de tratamiento de efluentes cloacales, entre otros.

Todos sabemos que, así como estamos, no podemos seguir. No podemos continuar con esta manera de habitar el planeta Tierra, si no nos preguntamos cómo producimos, cómo distribuimos, como consumimos. Es hora de que percibamos la tierra como un súper organismo vivo y procuremos, a través del conocimiento, respeto y comprensión de sus ciclos, lograr un equilibrio que nos permita vivir de forma armoniosa en nuestra gran Casa Común.

En este día debemos hacer introspección, tomar conciencia de que habitamos una tierra tan rica como codiciada, y debemos defenderla, principalmente para resguardo de las generaciones futuras. Aunque nos quedemos en casa, este 22 de abril hagamos un homenaje a la Tierra en la que deseamos vivir los siguientes años.

* Senador departamental por Gualeguaychú

Dejá tu comentario