Editorial | Economía | PASO

Ante el desafío de aplacar la inestabilidad financiera

Para preservar las reservas del Banco Central (BCRA), que viene sosteniendo hasta acá el dólar, en un fuerte contexto de incertidumbre financiera sobre el país, el gobierno argentino acaba de proponer una refinanciación de la deuda con el FMI.

El Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en rueda de prensa, afirmó: “Hemos propuesto al FMI iniciar el diálogo para reperfilar los vencimientos de deuda”. Al respecto, anunció cuatro iniciativas para “aliviar la carga financiera” en el corto y en el mediano plazo y garantizar “estabilidad”.

Las medidas buscan neutralizar la alta volatilidad económica generada tras conocerse los resultados de las elecciones primarias (PASO) del 11 de agosto pasado, que se reflejó en un salto del dólar y una caída estrepitosa de los valores de bonos y acciones argentinas.

Cabe consignar que la renegociación de la deuda con el FMI que hoy propone el gobierno ha sido uno de los reclamos elevados por los equipos económicos de la oposición durante la campaña electoral.

“Fue una de las sugerencias que recibimos de las fuerzas de la oposición, iniciar el diálogo que deberá concluir en el próximo mandato para reperfilar los vencimientos de deuda”, declaró el ministro.

Aparentemente el FMI ya habría dado el okey a la operación. Eso se infiere del comunicado que hizo público el organismo, luego del anuncio del ministro de Hacienda, que dice: “Entendemos que las autoridades tomaron estos pasos importantes para hacer frente a las necesidades de liquidez y salvaguardar las reservas. Permaneceremos en estrecho contacto con las autoridades y seguiremos al lado de Argentina en estos momentos desafiantes”.

Lacunza explicó que enviará las medidas para que sean discutidas y aprobadas en el Congreso: “Hay que acordar entre todas las fuerzas políticas una campana protectora sobre el sistema financiero y cambiario, no por el mercado, sino por las familias de ingresos medios y bajos”.

“Vamos a elevar a consideración del Congreso un proyecto de ley que provea las herramientas para promover una extensión voluntaria de los plazos de la deuda bajo jurisdicción local, sin quita de capital ni de intereses”, sostuvo.

El ministro indicó además que Argentina “no tiene problema de solvencia para el pago de la deuda”, y sostuvo que el presidente Macri le ordenó “resolver el problema de corto plazo para garantizar la estabilidad, pero también en el mediano y largo plazo”.

Por otra parte, el titular de Hacienda explicó que “hay una incertidumbre que el Gobierno tiene que abordar y lo hacemos con las herramientas que se acaban de anunciar”, las cuales “son independientes del actual programa (acordado con el FMI) que el Gobierno ha cumplido de manera estricta”.

En la Argentina la economía se mueve al ritmo de la política y eso se vio reflejado en las últimas semanas, luego que el mercado reaccionara negativamente tras conocerse el traspié del oficialismo en las elecciones primarias (PASO).

La lucha por el poder, de cara a las elecciones presidenciales de octubre próximo, agrega una alta dosis de incertidumbre económica. Ya que lo que se visualiza es que entre las propuestas en pugna hay diferencias sustanciales respecto del modelo de país y de relaciones internacionales.

Eso quiere decir que cuanto se diga y haga en este clima de crispación electoral tiene indudable impacta en los agentes económicos e inversores, que buscan preservar sus activos ante la posibilidad de que el país, según los analistas, abandone el sistema capitalista.

Dejá tu comentario