Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | Corrupción de menores | Gualeguaychú | GUSTAVO RIVAS

Caso Rivas: A dos años de ser condenado ¿Qué falta para efectivizar la pena?

Gustavo Rivas fue condenado el 22 de mayo de 2019 a ocho años de prisión por delitos de índole sexual contra menores de edad. En principio se evaluaron 12 casos en los Tribunales locales, pero finalmente, la Justicia sentenció que sólo en uno de comprobó su culpabilidad. En tanto, otros prescribieron beneficiando al acusado. ¿Cuál es la situación actual?

Por Mónica Farabello

A dos años de aquel día que sacudió a Gualeguaychú, la Justicia continúa trabajando en el caso que llevó a Gustavo Rivas al banquillo de los acusados. Mucho debate se generó por el “ciudadano ilustre” acusado periodísticamente de unos 2 mil casos de abuso de menores.

Muchos repudiaron al abogado mientras que algunos pocos se animaron a salir en defensa de un personaje que estuvo en boca de todos.

El 22 de mayo de 2019 Rivas fue condenado a 8 años de prisión; se le prohibió salir del país, y además se le impuso una fianza. Ese día, el condenado salió caminando de los Tribunales y se dirigió hasta su casa, en medio de una ola de periodistas que buscaron una palabra.

Embed

De los 10 casos por los que fue acusado, Gustavo Rivas fue condenado sólo por uno de ellos. En otro fue absuelto por el beneficio de la duda; en uno más la Fiscalía retiró la acusación y en los siete restantes se lo absolvió porque los hechos fueron prescriptos, aunque probados.

El histórico juicio comenzó el 1 de abril. Fue imputado por “promoción a la corrupción de un menor de edad”. El motivo por el que los casos quedaron prescriptos, fue porque habían transcurrido más de 12 años; lo que generó un beneficio para el acusado y muchas críticas desde los sectores que defienden la integridad de los niños, niñas y adolescentes.

El abogado fue juzgado por 12 hechos en total. Dos de ellos prescribieron porque son de los años 1975 y 1976. Los restantes fueron entre 1993 y 1996. Por el cual fue condenado ocurrió entre 2004 y 2011, aproximadamente.

El caso por el que fue condenado ocurrió en 2010: se lo acusó de “promoción a la corrupción de un menor de 18 años de edad en concurso ideal con promoción a la prostitución de un menor de 18 años de edad, reiterado”. Por este caso fue condenado a los 8 años de prisión.

Sin sentencia firme, no hay cárcel

Es importante resaltar este punto. Muchos vecinos y vecinas de la ciudad manifestaron un sabor amargo por la falta de pena efectiva para el condenado. Cabe mencionar, que en todos los procesos judiciales, las partes pueden apelar los fallos y rediscutir las penas en otras instancias.

Gustavo Rivas condena (13).jpeg

Hasta que la condena no quede firme, la persona puede gozar de la libertad, siempre y cuando no se haya determinado una prisión preventiva. Estos casos se dan cuando existe peligro de fuga.

En el caso Rivas la prisión preventiva fue desestimada y en su lugar el Tribunal resolvió, hasta tanto la sentencia adquiera firmeza o la Cámara de Casación Penal adopte alguna resolución, Rivas tendrá la obligación de presentarse todos los días miércoles y sábado en la Jefatura Departamental de Policía. Además, se dispuso la prohibición de salir de la ciudad y del país sin autorización judicial.

La causa Rivas hoy: “Sería ideal que cumpla la condena”

El fiscal Lisandro Beherán fue quien elevó a la Cámara de Casación de Concordia un recurso contra el fallo del Tribunal de Gualeguaychú. El Ministerio Público consideró que “durante el juicio quedaron probados ocho casos de corrupción y prostitución de menores” y solicita que se aplique una pena superior a la que fue dictada en primera instancia.

ElDía consultó a Beherán sobre la actualidad del proceso judicial y explicó que en el Tribunal de Casación de Concordia “pedimos la prisión preventiva y no nos la otorgaron. Hasta que no haya una sentencia firme no se lo puede apresar porque tiene que haber una condena firme”.

“El inconveniente es el paso del tiempo genera esta sensación de impunidad; fue declarado culpable y sería ideal que cumpla la condena”, opinó Beherán.

El fiscal considera que los ocho casos que quedaron fueron calificados como “probados por corrupción y prostitución de menores ya que Rivas utilizaba a los adolescentes como un fetiche y no como personas”.

En tanto, detalló que hace aproximadamente dos meses o más se corrió traslado a las partes: todos fueron notificados para que presenten sus escritos para complementar el recurso que fue presentado a los pocos días de la sentencia de 2019.

“Antes de resolver hay que hacer una audiencia que está siendo demorada por la cuestión sanitaria”, dijo Beherán y detalló que “nos presentamos Martina Cedrés y yo desde la Fiscalía y dos querellantes: los abogados Alfredo Vitale y Estela Esnaola. Pedimos 25 años de prisión porque entendemos que estaban probados los delitos”.

El objetivo es que el Tribunal de Casación revise el caso y vuelva a emitir un fallo: Por un lado los fiscales y los abogados querellantes piden la pena máxima, mientras que la defensa de Rivas solicita la absolución.

RIVAS TAPA.jpeg

En cuanto al trabajo previo, detalló que entrevistaron a unas “mil personas, pero muchas no querían hablar y nosotros no podíamos revictimizarlos. Había personas que negaban ser la persona de la foto… ante esto no podemos obligarlos a asumir ser víctimas”.

“Fueron más de 200 las personas que no quisieron participar”, dijo Beherán respecto de la investigación previa al juicio.

Actualmente, el Tribunal de Casación de Concordia está conformado por Anibal Lafourcade, Gustavo Perroud y Silvina Isabel Gallo. De todos modos, este órgano está en pleno proceso de recambio de autoridades. Beherán confirmó a ElDía que “hubo un concurso y está el pliego para nombrar a Maria Giorgio, una jueza de Concepción del Uruguay”.

En este caso, solo quedaría Perroud. “Quieren que resuelvan los titulares”, explicó Beherán, a la espera de un cierre total de este caso que mantiene en vilo a toda la sociedad de Gualeguaychú.

Las 3 posibles salidas

1. Casación podrá confirmar la sentencia dictada en primera instancia de 8 años.

2. Aceptar el pedido de los querellantes y la Fiscalía y condenar a Gustavo Rivas por los ocho hechos probados, fijando un nuevo monto de pena que iría hasta los 25 años

3. Fallar a favor de la defensa y absolver al imputado de todos los delitos de promoción a la prostitución y corrupción de menores.

Dejá tu comentario