Política | Bordet | Concepción del Uruguay | Concordia | discriminación | Entre Ríos | Gualeguaychú | Parque Industrial | Pobreza

Concordia, la más pobre pero la más generosa

Viene necesario, después del muy buen trabajo periodístico de German de los Santos, publicado en La Nación 6-10-19 "el estigma de Concordia" y su pobreza, analizar desde otra visión, para poner las cosas en su lugar con justicia.

Dr. Héctor Maya*

Es cierto que es la ciudad con mayor nivel de pobreza, pero también al igual que Entre Ríos es Concordia, una de las ciudades que más aporta al presupuesto nacional.

Nuestra provincia es abanderada en la citricultura, forestación, avicultura, agricultura y ganadería y con generosidad sin igual, aporta, alrededor del 8% de la energía eléctrica que produce el país, junto a Corrientes y Misiones ( 67,5% Entre Ríos; 27,5% Corrientes y 5% Misiones del 50% de Salto Grande).

Hay otras represas que aportan electricidad, pero aun en periodo de repago, pero Salto Grande, hace más de 25 años amortizada, dejó en Concordia la pobreza y el crecimiento poblacional adicional, en alrededor de 50.000 personas, en una población total de 200.000. Gracias a esta generosidad de Concordia y Entre Ríos, muchos argentinos, durante muchos años, han tenido energía barata y posibilidades de progreso, lo cual se nos ha negado a los aportantes de esta situación.

Nosotros no tenemos el mismo trato impositivo y de participación en la riqueza que generamos, como ocurre en otros ámbitos, tales la minería, el petróleo, la pesca etc, somos marginados y no se cumple la ley vigente 24.954 (Ley Maya) que promoví como senador nacional y me acompañaron con su firma los ex senadores Alasino y López y la decisión y respaldo del ex gobernador Jorge Busti, que encontró eco en el ex Presidente Menem, que no solo promulgo la ley, sino que la cumplió, hasta que desde el 2002, dejaron de remitir absolutamente los fondos – utilidades y excedentes- como marca la referida ley.

Ya en 1985 comenzamos la tarea de cumplir con Concordia, apuntalando al entonces intendente Busti en la concreción del parque industrial Concordia, con la ayuda de maquinarias de la Republica del Uruguay y simultáneamente, promoví como diputado nacional, la recomposición de las regalías a los municipios ribereños, con buena recepción del ex presidente Raúl Alfonsín.

Heredando las inquietudes de mi padre, el ex gobernador Héctor Domingo Maya (1946/50) que firmó junto a Juan Perón, el tratado sobre Salto Grande con el Uruguay y el empuje para su concreción del ex gobernador Enrique Tomás Cresto (1973/6) de quien integré su gabinete, avancé como senador nacional en la reparación para Concordia y Entre Rios, de una justa compensación, para que los recursos naturales de nuestra provincia sean puestos de una buena vez al servicio del progreso de nuestras comunidades y poder derrotar la pobreza y marginalidad, que la construcción de la represa había dejado.

Lo logramos y llegaron fondos hasta el 2002 y desde esa fecha hasta ahora, solo recibimos los daños, más aún, múltiples crecientes, la más notoria este 2019, donde la idea insensible por facturar energía y un mal manejo del agua, nos inundó aguas abajo a Colon, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú e Islas del Ibicuy.

Es acertado diagnosticar, casi como reproche, que somos los de mayor pobreza, pero falta mencionar que somos los de mayor generosidad.

No sería justo, omitir la persistente reclamación de los ex gobernadores Busti, Urribarri y ahora Bordet, que cada vez que cuadra, le plantean a la Nación que cumpla la ley 24.954 y al igual que con otras provincias, le reconozca a Entre Rios, el producido de sus recursos naturales como manda la Constitución del 94.

Esta discriminación dañina, nos ha traído el flagelo de la pobreza, en una población que ha crecido desmedidamente, por las consecuencias posteriores a Salto Grande.

Quizás nos debamos reprochar como Entrerrianos, que no hemos recurrido a la Corte, como lo hicieron otras provincias en defensa de sus derechos y en cumplimiento de la ley, tal vez sea hora de concretarlo, para evitar, el dolor de ver tanta pobreza e injusticia y un descredito inmerecido.

Bueno es que el país sepa, que encabezamos con Concordia la lista de los más necesitados, pero también se anoticie, que somos los más generosos, que permitimos el desarrollo de otras comunidades y energía barata para todos los argentinos, pero que ahora debemos decir basta y superar estos sufrimientos de nuestra gente.

Con esperanza miramos el futuro, para que nos ayude a superar esta situación.

* Héctor Maria Maya, ex diputado nacional, ex senador nacional por Entre Rios

Dejá tu comentario