Editorial | China | Economía | Estados Unidos | Recesión

El mundo se complica:vaticinan severa recesión

Las principales bolsas de valores del mundo se desplomaron en los últimos días. Es una reacción ante los indicadores de una desaceleración económica que, según los más pesimistas, llegó para quedarse.

Los principales motores de la economía mundial –Estados Unidos, China y la Unión Europea (UE)- se están apagando, fenómeno que precede a una retracción todavía mayor.

Y las caídas de la semana en el mundo bursátil y financiero, que reflejan las expectativas a futuro, ya estarían anticipando que la economía global se encamina hacia una severa recesión para el año 2020.

Ningún país quedará indemne de lo que se viene, que es una caída global de la demanda. Argentina, que exporta sobre todo granos y alimentos, sufriría menores ingresos externos (dólares).

Citigroup Inc., la mayor empresa de servicios financieros del mundo con sede en Nueva York, atribuye la contracción a una “trinidad impía”: la desaceleración brusca de China, las guerras comerciales con Estados Unidos y el Brexit.

“Además del debilitamiento cíclico de la economía mundial, especialmente en China, el rápido conflicto comercial mundial está frenando el crecimiento”, analizó por su lado Alexander Krueger, economista jefe de Bankhaus Lampe.

“Las condiciones poco claras del Brexit y las crecientes tensiones geopolíticas también tienen un efecto amortiguador. Es probable que todos estos factores pesen sobre la actividad económica”, dijo.

Y añadió: “El flujo de datos de la industria sigue empeorando, particularmente en la zona euro, que está muy expuesta a la demanda externa”.

Algunos reportes vienen advirtiendo desde hace un tiempo que la economía estadounidense y del resto de los países desarrollados se encamina hacia “la crisis más grave en casi un siglo”.

Lo que se observa es que hay menos comercio internacional. Aquella vieja idea de que todos ganan con un mercado mundial único se ha debilitado. El comercio global y los movimientos de capitales están declinando y ya se habla de “desglobalización”.

Se trata de una situación provocada, básicamente, por la disputa comercial entre Estados Unidos y China, refiere Óscar Ugarteche Galarza, profesor e investigador del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Nadie espera algo que no sea una recesión”, advierte el especialista, para quien “las expectativas son pésimas”.

Según su visión, el mundo viene asistiendo a una guerra comercial de proporciones entre China y Estados Unidos que está minando las bases de la globalización, con resultados imprevisibles hacia adelante.

“La guerra comercial entre ambos países no tiene como objeto lograr un acuerdo mutuo. La guerra comercial es una ‘guerra’. Y en las guerras, hay ganadores y perdedores”, sostiene Ugarteche Galarza.

En su opinión Estados Unidos busca sacar a China de la posición de liderazgo en cuatro ramas: la fabricación de celulares, las telecomunicaciones de quinta generación, los autos eléctricos y la generación de energías alternativas.

Mientras tanto Europa no crece desde hace tiempo. Alemania, antes el motor de la zona euro, se desacelera, entre otras razones porque China ha dejado de importar autos. Y ahora la UE tiene el Brexit y la amenaza estadounidense de los aranceles.

“Además, Europa tiene el problema poblacional: se está despoblando. Necesitan de la migración, pero al mismo tiempo no la quieren”, analizó Ugarteche Galarza.

Dejá tu comentario