Me-Gusta-960x120-CARO
Deportes | Educación

Julieta Gatti: "Mi aspiración es llegar lo más alto posible en el box"

La flamante categoría pluma, campeona entrerriana señaló que su objetivo es llegar ser profesional y crecer en el deporte de los puños. Gatti, cumplió 23 años el 1 de octubre. Trabaja en una dietética; estudia para ser maestra y entrena dos horas, todos los días.

Fabián Miró

Antes de concurrir al trabajo y a poco de haber concluido un entrenamiento, la joven púgil que estuvo alejada cuatro años de los cuadriláteros habló con El Día.

Julieta contó que vive en el “barrio Nuestra Señora de los Milagros en San José al Norte”.

Dijo que cursa el segundo año del “Profesorado de Primaria”, además de “trabajar en una dietética en el horario de comercio”.

Sus días son “muy intensos porque al trabajo y al estudio, debo agregar que a partir de las 14, entreno duro al menos 5 días a la semana”.

En jornadas normales termina “entre las 10 y las 11 de la noche, horario en el que estoy tranquila un rato en casa, para luego dormir y al otro día empezar con la rutina que consiste en trabajar, entrenar y estudiar con la satisfacción de que estoy cerca de pasar a tercer año en el Profesorado de Educación Primaria”.

Recordó que se inició en el boxeo a edad muy temprana. “A los 12 años me sume a la Escuela Municipal de Boxeo con el Profesor Raúl Chávez en parte porque mi viejo, al igual que sus hermanos, cuando era joven practico en la disciplina. Es algo que llevo en la sangre, y desde chiquita siempre quise calzarme los guantes”.

Julieta tiene el “respaldo de mi grupo familiar, allegados, amigos que sufren y se emocionan con cada combate, siendo lo del último sábado, obtuvo el cetro provincial, la emoción más fuerte que he sentido arriba del ring con el aliento de la gente que me quiere y el apoyo de la afición local”

Contó que “hace tres años entreno con Ángel Dulches, una persona muy importante en el trabajo diario y en el rincón cada vez que me toca pelear”. Calificó como “fundamental el apoyo de Camioneros y la conducción de Ábalos”. Se mostró segura en que “vamos a llevar a Camioneros a lo más alto”.

Con estilo propio

Julieta contó que busca la pelea con manos claras y contundentes, lo que se dice boxear, esquivando, entrando, saliendo, “aunque si se da la pelea a hierro corto no tengo problemas como en la del título con Luna Palma”

Sobre espejos en el box señaló que le gusta “como pelea Brian Castaño en los hombres; mientras que en mujeres hay muchas exponentes. Soy de mirar todas las peleas que puede, dado que mirando, tomando nota se aprende”.

En los tiempos más duros de la pandemia “la motivación fue clave, el seguir entrenando, no bajar la guardia, pese a que no se sabía a ciencia cierta, cuando iba a volver y de qué manera la actividad. Nosotros, los boxeadores, entrenamos para pelear, no para mantener una forma física. Nos gusta competir y resultó duro no hacer los que nos gusta, pero nos mantuvimos y conseguimos, en mi caso el título, lo que nos propusimos entrenando”.

Boxeo Julieta gatti.jpg

Sobre sus metas en el box dijo que quiere “llegar lo más arriba posible en un deporte en el que se va paso a paso, y la pelea y la posterior obtención del título fue como un envión para ir por cosas más grandes como llegar al profesionalismo, previos combates con la mayor cantidad de boxeadoras posibles. Es lo que queremos, tener en mente, pero para eso tenemos que agarrar ritmo, pelear y sumar”.

Tiene “25 peleas en el amateur con un récord de 14 ganadas y 6 perdidas todas en Buenos Aires con boxeadoras que tenían más combates, siendo la mayoría de ellas hoy profesionales. Eso fue cuando participé de la Liga Metropolitana donde me encontré con peleadoras con muchos combates. Era difícil ganarles en las tarjetas, pero de todas maneras acumulé experiencia muy valiosa”.

En la provincia “gané todos los combates y para eso es muy importante cuidarse, entrenar, tener hábitos saludables, comer bien, aunque nunca tuve problemas para dar el peso”.

Recordó que estuvo “cuatro años sin pelear, habiendo hecho la última pelea en el 2017, oportunidad en la que clasifiqué para el Regional en Córdoba al que no pude ir por razones de salud”.

Ganar la pelea y lucir el cinturón fue “un premio al sacrificio, se me cruzaron muchas cosas por la cabeza, mucha felicidad, pero este es un camino que recién empieza y vamos por más”, cerró la pequeña gladiadora.

Dejá tu comentario