Me-Gusta-960x120-CARO
Política | Concejo Deliberante | Educación | Gualeguaychú

La participación comunitaria, eje central del gobierno municipal

Son muchísimos los programas e iniciativas que tienen a los vecinos y vecinas de la ciudad como protagonistas en la toma de decisiones. En tiempos en que se cuestiona el distanciamiento entre "la política" y "la gente", en Gualeguaychú la participación comunitaria se consolida como eje central de este proyecto político y social de gobierno.

Exequiel Quinteros*

Soy de los que creen que la política es estar al lado de la gente, escuchando, compartiendo, pensando soluciones y proyectando objetivos comunes. Esa es la esencia del proyecto de gobierno del que soy parte y, sin lugar a dudas, unas de sus virtudes más destacables.

Creo que por esa forma que tengo de entender la política, es en el territorio en los barrios. Digo esto porque en momentos críticos, como los que nos trajo la pandemia, sumando aún mayores dificultades a las que estábamos padeciendo. Todo esfuerzo resulta insuficiente y es entendible que aumente el malestar social.

La plata no alcanza para llegar a fin de mes y gana espacio esa idea de distanciamiento entre “la política” y “la gente”.

No digo que esto no tenga asidero en muchos casos, ni mucho menos, lo que quiero decir acá es que, en los últimos cinco años, casi seis, en nuestra ciudad la participación comunitaria en las políticas promovidas por el gobierno municipal ha sido enorme y se ha consolidado como eje central de nuestro proyecto de gobierno, aun durante la pandemia.

Los ejemplos son muchos. Desde el castrador móvil, proyecto ganador del Presupuesto Participativo de la Ciudad, del que participaron más de 15 mil vecinos y vecinas, hasta el programa Mi Barrio Tiene Acceso, pasando por el Concejo Deliberante Estudiantil, la Red Territorial de Educación Popular y las Mesa de Trabajo y Gestión conformadas junto a las organizaciones civiles que trabajan en cada barrio, entre tantas otras iniciativas.

La decisión política del intendente Esteban Martín Piaggio de crear la Secretaría del Poder Popular fue fundamental para la vida de muchas de estas herramientas de democratización del presupuesto a través de la participación ciudadana y para la consolidación de tantas otras que ya venían desarrollándose en los cuatro primeros años de gestión.

Sin la participación activa y la apropiación de estas políticas por parte de vecinos y vecinas, iniciativas como el Polideportivo Suburbio Norte o las escuelas de iniciación deportiva serían sólo una intención de gobierno. Por eso es tan importante la participación ciudadana, por eso me interesa destacar la confianza, forjada en el calor del trabajo conjunto, entre la ciudadanía de Gualeguaychú y un gobierno que no sólo escucha y actúa en consecuencia, sino que abre las puertas a la participación real.

Otro ejemplo es el programa CulturarGuale, que nació del trabajo conjunto entre el Estado y las y los trabajadores del sector, en el que se busca consolidar una política sin precedentes en el fomento a la cultura local; una transferencia directa de recursos para la creación artística, por un lado, y la creación de trabajo, por otro. Pienso, también, en la importancia que tienen los consorcios vecinales (en los que las y los vecinos aportan materiales y el Municipio el trabajo) en obras que mejoran la calidad de vida de miles de personas, como lo son el asfaltado o el cordón cuneta. Los diferentes Presupuestos Participativos han crecido de manera exponencial en los últimos años, demostrando que son la mejor manera de que la población decida democráticamente a dónde se destina la recaudación de los impuestos que paga mes a mes. Un proceso similar se da con las comisiones vecinales, en las que se ve la genuina organización popular para hacer una plaza, asfaltar una calle o iluminar el barrio.

Como dije más arriba, sería imposible (y un poco aburrido para la lectura) enumerar cada una de las iniciativas que ponen el eje en el empoderamiento del pueblo, la toma de conciencia y la creación de herramientas que sirvan para mejorar la calidad de vida de quienes elegimos vivir en esta hermosa ciudad.

Cuando pienso en todo lo que hemos hecho codo a codo junto a nuestro pueblo y todo lo que seguimos haciendo, no hago más que convencerme de que ese distanciamiento entre “la política” y “la gente” no se da en nuestra ciudad. En lo personal, lo hecho hasta acá me enorgullece profundamente, pero soy consciente de que siempre hace falta un poco más, para ir por todo lo que falta y llegar a aquellos sectores a los que no hemos podido..

La decisión política de nuestro Intendente y de todo el equipo de gobierno es profundizar esta forma de trabajo y hacer aún más democráticas las herramientas de toma de decisiones. Para ello es fundamental incentivar la participación ciudadana y que los vecinos y vecinas sean protagonistas, se apropien de estas herramientas y las llenen de contenido.

Nuestros primeros cuatro años de gestión marcaron el camino en este sentido, ahora es tiempo de redoblar esfuerzos, profundizar lo hecho y avanzar en lo falta por hacer, para terminar de consolidar la participación comunitaria como una forma de ejercer el poder político. Ese es un hermoso desafío que no depende sólo de un gobierno, depende de todos y de todas.

*Concejal PJ-Creer

Dejá tu comentario