Editorial |

La teoría racial que inspira a los supremacistas blancos

Los ataques de los grupos radicales blancos son inspirados por la idea de que hay en marcha un plan global para "sustituir" población nativa en países de origen europeo.

Este argumento central aparece en los discursos de los autores de los recientes tiroteos sangrientos. Como es el caso de Brent Tarrant, australiano de 28 años, responsable de la masacre de cincuenta personas en mezquitas de Nueva Zelanda el 15 de marzo pasado.

“La gran sustitución: hacia una nueva sociedad”. Así se titula el manifiesto de 74 páginas atribuido a Tarrant, en el cual éste se define como un “hombre blanco normal de 28 años”.

Y dice que ha llevado a cabo el atentado “para enseñar a los invasores que nuestras tierras nunca serán sus tierras, nuestra patria nunca será suya, al menos mientras que el hombre blanco viva y que nunca conquistarán nuestro país y nunca sustituirán a nuestra gente”.

El pistolero esgrime como razonamiento el importante papel que juegan los ratios de nacimientos y la fertilidad de las mujeres. Al respecto, se queja de las bajas cifras en países occidentales en comparación con las de otras culturas y apunta a esto como otra de las razones de lo que llama “invasión”.

“La inmigración masiva y las altas tasas de los propios inmigrantes están causando este incremento en su población“, escribe. “Esto dará como resultado un remplazo racial y cultural completo de los europeos”, una sociedad de la que Tarrant se siente parte.

Por su lado Patrick Wood Crusius, que fue detenido este sábado por la matanza ocurrida en un complejo comercial de El Paso (Texas), dejando un total de 20 personas muertas y 26 heridas, siguió el mismo modelo del autor de los ataques en Nueva Zelanda al dejar un documento con sus ideas y justificaciones.

Allí dice que el ataque fue una respuesta a lo que llama una “invasión hispana de Texas”. También, como el atacante australiano, alude a una idea popular entre los supremacistas blancos: que personas extranjeras están desplazando a la “gente blanca” de “origen europeo”.

Estos terroristas blancos se apoyan en la teoría llamada “El Gran Reemplazo”, que en los últimos años se ha expandido significativamente en Internet, y que se atribuye al pensador francés contemporáneo Renaud Camus, autor de un libro que lleva ese nombre.

A este escritor y ensayista francés se lo ha tildado de islamófobo y se lo acusa de haberse convertido en el principal propagandista de la nueva ideología racista. Sin embargo, Renaud Camus se despega de esta acusación y de los actos terroristas blancos.

Abordado por la prensa, el francés dice que él llama el “gran reemplazo” al hecho de que “sobre un territorio dado había un pueblo, un pueblo simple, bien mezclado por los siglos, bien unido por su sentimiento de pertenencia, su cultura, su arte de vivir y su larga historia compartida; y que en una generación apenas sobre el mismo territorio hay dos pueblos, si no más, que comparten (ese territorio) más o menos armoniosamente; más bien menos que más”.

Hablando especialmente de Francia, Renaud Camus habla del “fenómeno histórico más importante y más dramático que le haya sucedido a nuestro país y a nuestro pueblo en el curso de su historia”, es decir, “a lo largo de unos quince siglos”. Lo describe como un “cambio de pueblo”, acompañado del “cambio de civilización que implica necesariamente”.

Renaud Camus se declara contrario del “reemplazo” y culpa esencialmente a la izquierda internacional por fomentarlo.

Dejá tu comentario