Me-Gusta-960x120-CARO
Ciudad | tapabocas | Covid-19 | Educación

Tras 18 meses, volvió la presencialidad plena en las escuelas de la ciudad

Luego de la suspensión de las clases en las aulas a raíz de la pandemia de Covid-19, por primera vez en Gualeguaychú y todo Entre Ríos los distintos establecimientos educativos recibieron a la totalidad de sus alumnos.

Pasaron 18 meses desde que la situación sanitaria obligó a que los chicos tuvieran que recluirse en sus hogares y tener clases online. En el camino, fueron volviendo de forma paulatina y alternada con un sistema bimodal que combinó la presencialidad con la virtualidad. Sin embargo, recién este lunes pudieron volver a verse las caras todos los compañeros que integran un mismo curso.

Al respecto, la directora Departamental de Escuelas Marta Irazábal conversó con ElDía desde Cero (FM 104.1) y contó que los supervisores recorrieron los establecimientos y que todo se dio “con normalidad”. Además, aseguró que “también regresaron los comedores escolares” y que para ello “se readaptaron nuevos espacios para ser utilizados”.

escuela1.jpg

“Cada aula es una burbuja y se flexibilizó el distanciamiento”, explicó la funcionaria, a la vez que aclaró que se continúa con el uso de tapabocas y todos los cuidados vigentes para evitar contagios.

En cuanto a los protocolos de aislamiento, que marcan que ante un caso sospechoso o positivo de un alumno se deberá aislar a todo el curso, resaltó que "lo que pedimos es que avisen rápidamente cuando se tienen los resultados, así si es negativo pueden volver rápidamente a la normalidad”, y valoró que “afortunadamente, con el avance de la vacuna han bajado muchísimos los casos y estas situaciones".

Ante la aparición de casos confirmados de Covid-19 de estudiantes en el ámbito escolar, sus compañeros y docentes se considerarán contacto estrecho y se suspenderán las clases presenciales en ese curso, con un aislamiento correspondiente por 10 días.

Por otra parte, destacó que la presencialidad plena “va a permitir el proceso de socialización de los chicos, sabemos que hay cursos que desde hace un año y medio se conocen sólo con su burbuja, y además permitirá que los profesores se centralicen sólo en dar los conocimientos en las aulas y no tengan que estar pendientes ya de las clases virtuales".

"Estamos acompañando para que la matricula esté a pleno. Hay alumnos de riesgo que seguiremos acompañando desde la virtualidad, hasta que puedan vacunarse con ambas dosis", comentó la funcionaria.

¿Cómo se llevaron adelante los protocolos en la realidad?

ElDía recorrió la Escuela Nº90 José Sixto Álvarez para observar cómo fue la vuelta total a las aulas. Se trata de uno de los establecimientos educativos más antiguos de la ciudad, con una edificación en donde se nota el paso de los años.

Su directora, Viviana Del Valle, detalló a este medio que la 90 es una escuela Nina (de doble jornada) y que a la misma “concurren 270 chicos que entran a las 8 de la mañana y se van a las 15.30. Toman la leche a la mañana cuando llegan, cada cual con su taza, después van a clases, al mediodía almuerzan y a la tarde vuelven a tomar la leche antes de retirarse”.

escuela2.jpg

Explicó que “como en el resto de las escuelas, en el horario matutino tienen clases con las maestras de grado, y a la tarde con los talleristas, contando con un total de 47 docentes y 11 personas que cumplen funciones como ordenanzas y cocineros”.

Recordó que antes de la presencialidad plena “estábamos trabajando con dos burbujas, una que venía a la mañana con los docentes de grado, y otra que concurría a la tarde con los talleristas, rotando las dos burbujas cada semana”. Señaló que los alumnos “nunca dejaron de venir a la escuela, siempre, mañana o tarde, concurrieron al establecimiento”.

La directiva dijo que en la vuelta a la presencialidad plena “faltaron muy pocos, la mayoría de los grados están completos, trabajando con la totalidad de los chicos en el nivel inicial y de primer a sexto grado”.

escuela4.jpg

“Los chicos están contentos porque se vuelven a ver, a reencontrar , los de los primeros grados se cruzaron con los de jardín a los que no veían hace más de un año”, destacó.

Sobre el protocolo, Del Valle indicó que “tenemos aulas con mesas individuales con las cuales podemos mantener las distancias que indica el protocolo, aunque también tenemos mesas dobles en donde los chicos comparten el espacio lo más distanciados posibles”, y valoró que “los chicos utilizan permanentemente el barbijo y sólo se lo sacan para las clases de educación física”.

Por último, contó que el desayuno lo consumen en las aulas; mientras que el almuerzo se sirve en el comedor con 4 chicos por mesa (cuanto antes de la pandemia eran 6), además de mesas que se colocaron en el patio interno para que en el lugar almuercen el resto de los alumnos.

La infraestructura de las escuelas, la única preocupación

No todos están conformes con la decisión de la vuelta total a las aulas. El inconveniente, según expresaron algunos docentes de distintas escuelas a ElDía, pasa por la infraestructura de los establecimientos educativos, que en este contexto sanitario resulta complicado albergar a tantos chicos en aulas que lógicamente no estaban preparadas para una pandemia.

En el caso de la Escuela Pablo Haedo, en algunas de las aulas nuevas falta el mobiliario, pupitres y demás, para que las mismas puedan ser utilizadas. Ese es un tema, el otro es el de la cantidad de alumnos que concurren a alguanas escuelas que tienen aulas con más alumnos de los que debería.

escuela 5.jpg

Es así que en buena parte de los establecimientos educativos se utilizan galerías, espacios al aire libre para dictar clases. Más de un profesor expresó a ElDía su preocupación por el hecho de tener que dar clases con tantos chicos en un aula. “La verdad siento un poco de temor”, señaló un educador.

Dejá tu comentario