Editorial | Economía | turismo

Turismo, fenómeno social y económico en expansión

El turismo viene experimentando en todo el mundo (y también en Argentina) un continuo crecimiento, asociado un contexto de fuerte interdependencia de los mercados globales.

La “industria sin chimeneas” se está convirtiendo en el sector más vigoroso de la economía global, a tal punto que en los últimos cinco años 1 de cada 5 empleos que se generaron en el planeta estuvo vinculado a este sector.

Eso surge de los datos que aportó en 2018 el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés), en conjunto con Oxford Economics, para quien el sector logró una facturación global de US$8,8 billones, representando el 10,4% de todas las actividades del planeta.

El turismo se ha convertido en uno de los principales actores del comercio internacional y representa al mismo tiempo un motor clave del progreso socioeconómico de numerosos países en desarrollo, como la Argentina.

En efecto, los ingresos que le reportó al país el turismo el año pasado alcanzaron los US$12.800 millones, o $341.000 millones, tanto por el movimiento interno de turistas, como de visitantes extranjeros, según un informe reciente de la Secretaría de Turismo (Sectur).

Esto equivale a toda la producción de maíz; a 1,4 veces la producción de soja; 1,2 veces la de petróleo y 1,2 veces la de automóviles. Según los datos, el año pasado 45,5 millones de argentinos visitaron centros o lugares turísticos del país, mientras que llegaron en plan de visita 6,9 millones de extranjeros.

Los locales significaron ingresos al sector por US$7.000 millones ($178 mil millones), mientras que los turistas del exterior aportaron US$5.800 millones ($163.000 millones).

Según la Secretaría de Turismo de la Nación, “el turismo es el cuarto complejo exportador de la Argentina y representa el 7,6% del total de las exportaciones”.

El total de las ventas al exterior de bienes y servicios (si bien, el turismo consume en el país, se considera exportación porque aporta divisas a la economía local) fue de US$75.766 millones.

El sector que encabezó el ranking fue el sector Oleaginoso, con US$16.680 millones, con una participación del 22%; luego sigue el Cerealero, con US$8.145 millones (10,8% del total); el Automotriz, US$7.955 millones (10,5%), y el Turismo, que incluyó pasajes, con US$5.752 millones (7,6%), por delante del Petrolero-petroquímico, que exportó por US$5.031 millones y tuvo una participación del 6,6% del total.

Este trabajo también indica que el 94% del gasto en turismo interno ($177.900 millones proyectado al total de la población) se realizó fuera de la Ciudad del Buenos Aires y del GBA.

La distribución del gasto fue el siguiente: el 27% en el interior de la provincia de Buenos Aires; el 20% en el Litoral; el 16% en Córdoba; el 14% en el Norte del país; el 10% en Cuyo; el 7% en la Patagonia, y 6% en la zona AMBA.

Gustavo Santos, secretario de Turismo de la Nación, destacó: “el turismo receptivo (extranjero) sigue creciendo por factores claves como la reinserción de la Argentina en el mundo, el desarrollo de la conectividad área, terrestre y digital en nuestro país y la promoción internacional de nuestro destino”.

Y agregó el funcionario: “El turismo continúa creciendo y se consolida como un pilar fundamental en el desarrollo de las economías regionales y la economía nacional a través del ingreso de divisas a nuestro país. Con la generación puestos de trabajo genuinos y sustentables como una de sus principales características”.

Dejá tu comentario